Prisión preventiva para los Jordis

Jordi Cuixart y Jordi Sànchez. / Mundiario
Jordi Cuixart y Jordi Sànchez. / Cadena Ser

El Gobierno pretende enfriar la calle, cocer a sus adversarios en sus propias desavenencias y agotar los plazos en una estrategia de presión sostenida en el tiempo. El encarcelamiento de los Jordis en Soto del Real no favorece, precisamente, esta estrategia.

Prisión preventiva para los Jordis

Aquellos que reclaman la separación de poderes del Estado exigen a la justicia razonamientos políticos. Miquel Iceta, secretario general del PSC, pidió proporcionalidad y criticó duramente el auto de la jueza que decretó prisión provisional sin fianza para los líderes de los movimientos independentistas ANC y Omnium Cultual, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. ¿Proporcionalidad respecto a qué? Iceta debería dar respuesta a esta cuestión, como también Pedro Sánchez, líder de los socialistas, debería aclarar si la posición de Iceta abre una brecha en la hasta ahora sólida posición del PSOE junto al Gobierno de Rajoy en el desafío catalán.

Los líderes de la ANC y de Omnium cultural no son políticos. No están sometidos al control del Parlament. Se deben a sus socios, a aquellos que pagan sus cuotas, por lo tanto debate zanjado. Ayer, la jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, dejó en libertad al Mayor de los Mossos, Jose Lluis Trapero, pero decretaba prisión provisional sin fianza para los conocidos como los Jordis, que están siendo investigados, al igual que Trapero, por un posible delito de sedición.

La pregunta adecuada es: ¿se daban las condiciones para decretar prisión preventiva? Sin lugar a dudas, sí, según la jueza. Principalmente por el riesgo de reiteración delictiva, pero también por la posible destrucción de pruebas o el riesgo de fuga. Sin embargo, la jueza no encontró igual consideración en el caso de Trapero, lo que supone una posible contradicción puesto que, frente a los previsibles disturbios que tendrán lugar en Cataluña –los ciudadanos ya han sido llamados para un paro y a una manifestación en toda Cataluña– el responsable de la seguridad pública de Cataluña está siendo investigado por el mismo delito imputado a los encarcelados.

En todo caso, los autos dictados por la jueza Lamela son, desde el punto de vista jurídico, impecables. Ciertamente los tiempos jurídicos y los tiempos políticos tienen distintos ritmos. De hecho, al Gobierno no le beneficia el encarcelamiento de estos agitadores de masas. Hasta donde se sabe, el Gobierno pretende enfriar la calle, cocer a sus adversarios en sus propias desavenencias y agotar los plazos en una estrategia de presión sostenida en el tiempo. El encarcelamiento de los Jordis en Soto del Real no favorece, precisamente, esta estrategia. @EgeaPilar en @mundiario

Prisión preventiva para los Jordis