Buscar

Prevenir la intolerancia es salvar el estilo de vida democrático

La UE estimula la cooperación de los centros educativos con las administraciones y los ciudadanos, y que se amplíen las competencias de los docentes.

Prevenir la intolerancia es salvar el estilo de vida democrático
Educación.
Educación.

Firma

Manuel Menor

Manuel Menor

Analista de educación de MUNDIARIO. Profesor.

La ministra de Educación ha defendido que habrá que crear una “asignatura obligatoria en valores cívicos y éticos”, lo que no ha parecido gustar a los obispos, que dicen temer “se imponga una ética de Estado”. Este juego contrapuesto entre dos modos de entender la educación sosteniendo los medios para que siga siendo confesional, nos remite a lo que el Vaticano y España empezaron a pactar el 28.07.1976, después de 40 años de intenso control moralizante. Mientras en Francia hace 113 años que decidieron evitar interferencias eclesiásticas, hemos acumulado muchos retrasos en la agenda educativa, entre ellos una inusitada trazabilidad de confesionalidad en el currículo escolar, con su inmediata repercusión en el alumnado por su facilidad para buena nota. Para los promotores de la LOMCE, el privilegio también alcanzó a  los profesores de Religión: en Andalucía, por ejemplo, un 12% ni dan clase, pero siguen ahí a diferencia de los interinos, pendientes de que se reviertan los recortes de 2012.

La aritmética parlamentaria no facilitará a Isabel Celáa que su gestualidad verbal modifique mucho la vida escolar. La estrategia episcopal, en cambio, puede mover a sus más ruidosos fieles hacia nuevas cruzadas. Tal vez por ello, a cambio de que no ponga pegas con lo que vaya acontecer en Cuelgamuros, ya esté apalabrada la manera de hacer casi nada en el ámbito educativo. Lo cierto, sin embargo, es que, no solo a la luz de  nuestro entorno sociopolítico, sino por razón de las sacudidas que recibe la convivencia a escala internacional, europea y española, urgen políticas que ofrezcan un sistema moral compartido, valiosas para potenciar la tolerancia entre todos los ciudadanos. No se cubre esa urgencia con fundamento confesional. Habitualmente excluyente de las reglas de vida de otros, el privilegiado en España desde 1851 acumula –en un menguante panorama de practicantes- grandes parcialidades históricas y morales: curas y obispos ultraconservadores y de aire cismático, clásicas intransigencias en cuestiones de sexo y derechos de las mujeres, y otras actitudes nada ejemplares. 

El Informe RAXEN

La enseñanza pluralista en valores cívicos viene urgida por el inquietante panorama de datos que muestra el Informe sobre evolución de los incidentes relacionados con el odio en España, 2016, del Ministerio del Interior. Las razones de manifestaciones y delitos de odio e intolerancia son variadas: misoginia y sexismo, disfobia y aporofobia (contra los pobres), homofobia y transfobia, negrofobia y afrofobia, antigitanismo y romafobia, islamofobia y otras intolerancias religiosas, antisemitismo y judeofobia, xenofobia y populismo antiinmigrante, ciberodio -más de un millar de Webs y sites en Internet-, violencia futbolera ultra y hasta música racista. Los crímenes, delitos e incidentes detectados por estos capítulos fueron 1328 en 2015 y descendieron a 1272 en 2016, pero han sido especialmente crecientes en razón de racismo o xenofobia (+32,7%), discapacidad (+20,6%), ideología (+20,4%), y  orientación o identidad sexual (+18,1%). El Informe RAXEN, del Movimiento contra la Intolerancia que lidera Esteban Ibarra, añade a las entre 4.000 y 6.500 víctimas de estas agresiones, la luctuosa suma de 80 fallecidos desde la muerte de Lucrecia Pérez en 1992. Si se suman los 30 feminicidios anteriores al nueve de julio –a sumar a los 720 acaecidos desde 2007- crece la urgencia.

Se han de fortalecer, pues, las razones comunes de la convivencia y crear una enseñanza basada en valores cívicos, asentada en los Derechos Humanos compartidos por todos. No será porque la UNESCO no lo haya propugnado reiteradas veces, entre ellas en el consejo ejecutivo de 23.11.2015, alertando sobre lo urgente de que “los educandos sean ciudadanos del mundo creativos y responsables”, para fortalecer la Agenda 2030 de la ONU en pro de un Desarrollo Sostenible. Las recomendaciones del Consejo Europeo y de la UE también caminan en el mismo sentido: promoción de la ciudadanía y los valores comunes de libertad, tolerancia y no discriminación a través de la educación. @mundiario