Los Presupuestos del Estado para 2022 ponen al fin el acento en un aumento de la inversión

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la conferencia con la que abrió el curso político y presentó los planes del Ejecutivo. / Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la conferencia con la que abrió el curso político y presentó los planes del Ejecutivo. / Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa
Su financiación depende de los fondos europeos y la clave estará en el crecimiento del PIB. Es tan poco el margen que no habrá muchos milagros.
Los Presupuestos del Estado para 2022 ponen al fin el acento en un aumento de la inversión

España podría tener pronto unos nuevos Presupuestos Generales del Estado, algo que antes sucedía todos los años –como debe ser y ordena la Constitución–, pero que ahora se ha convertido en todo un mérito político, dadas las dificultades de los últimos años para sacar adelante un presupuesto; de ahí todas las prórrogas que hubo hasta 2021. Si los grupos que suelen apoyar al Gobierno no ponen inconvenientes insalvables –habrá forcejeos, pero seguramente la sangre no llegará al río–, los españoles podrán beneficiarse en 2022 de un escenario más adaptado a las circunstancias.

Con independencia del cristal partidario con que se mire, es positivo que haya Presupuestos. Otra cosa es que la izquierda tire hacia un lado con su política de gasto y de ingresos –léase impuestos– y que a la derecha le guste más una política con otro tipo de gasto y, si es posible, menos tributos. Suele ser así el juego político en todas las democracias, aunque en aquellas más estables, como la alemana, la inglesa o la francesa, las diferencias entre el centro derecha y el centro izquierda tienden a reducirse, en aras de la estabilidad, partiendo, eso sí, de economías donde el peso del Estado es más fuerte –y eficiente– que en España.

Estamos ante un Presupuesto con un gasto total de 458.956 millones –ligeramente por encima del actual–, que convierte en ridículo el afán por hablar de un presupuesto expansivo. Mal puede serlo si crece el 0,02%, pero si de lo que se trata es de destacar que tiene un alto componente social tal vez hay más fundamento para ello, aunque con matices.

Jubilados y jóvenes centran la mirada de las nuevas cuentas

En cuanto al gasto, jubilados y jóvenes centran la mirada de las nuevas cuentas. En materia de inversión pública –España lleva años bajo mínimos– la clave está en los fondos europeos, que aumentan de manera considerable. Pocas más novedades hay, salvo las relativas al control de la deuda y el déficit, que también tienen mucha importancia, dados los desajustes de España en ambas líneas. Una consideración común a todas estas cosas: las cuentas tendrán sentido si se cumplen las premisas de crecimiento, lo cual no parece fácil.

Pero supongamos que el Gobierno acierta en sus previsiones y que las cifras encajan. En ese caso, los pensionistas están de enhorabuena porque son los más beneficiados por los aumentos; a gran diferencia de los jóvenes, que en todo caso se abren paso como protagonistas de unos Presupuestos, algo poco habitual en España. Los jubilados verán aumentar sus pensiones y los jóvenes tendrán ayudas directas para pagar sus alquileres y para consumir productos culturales. En cuanto a la inversión –algo esencial para el futuro económico de España– habrá unos 40.000 millones, de ellos 27.000 provenientes de Bruselas. En las otras líneas del gasto no se observan grandes cambios, por lo que el país seguirá funcionando, en principio con la normalidad –y las carencias– de estos últimos años.

En los ingresos se observan menos cambios de lo que podrían indicar las expectativas. Hay más reajustes que ajustes. Así, parte del dinero que se irá a un mayor gasto en pensiones saldrá de un menor gasto en paro –siempre que crezca el empleo– y en intereses de la deuda pública, pero no se ve un gran cambio fiscal: IRPF e IVA seguirán siendo los dos grandes pilares, con el apoyo de los impuestos especiales. ¿Y Sociedades? Mucho ruido y pocas nueces. A pesar de algunos aumentos selectivos su aportación se mantendrá a años luz del nivel de 2007. @J_L_Gomez

Sin una reforma fiscal y de la Seguridad Social, España profundizará en la fosa de su deuda

Sin una reforma fiscal y de la Seguridad Social, España profundizará en la fosa de su deuda. La advertencia de Albino Prada, profesor de economía de la Universidad de Vigo, resume un poco la situación económica de España, cuya economía es muy dependiente del endeudamiento, lo cual tiene cada vez menos recorrido.

Europa no tardará en cerrar ese grifo. Así que toca hacer reformas, algunas de calado, pero no se observan todavía en los nuevos Presupuestos Generales del Estado para 2022.

¿Pero no quedamos en que la inversión aumenta? Sí, se recupera, gracias a los fondos europeos, pero no con suficientes recursos propios. En materia de inversión pública, España arrastra una carencia de al menos un punto del PIB desde antes de la pandemia, por lo que los 40.000 millones previstos para 2022 servirán para tapar la brecha actual, pero no para levantar la cabeza. Es una asignatura pendiente del país, junto con la I+D+i, la Formación Profesional y, en general, la industrialización. @mundiario

Nadia Calviño. / Euronews

Nadia Calviño.

–––––––– PROTAGONISTAS ––––––––

> Nadia Calviño, vicepresidenta del Gobierno. - Hacienda prevé recaudar solo 400 millones de euros por el establecimiento del mínimo del 15% en sociedades, que afectará a 1.070 empresas. Con esa cantidad, Sociedades seguirá siendo el cuarto impuesto, a gran distancia de los tres grandes.

> Yolanda Díaz, vicepresidenta del Gobierno. - “Será muy difícil decir que no a los Presupuestos”, dice la también probable candidata electoral de Unidas Podemos. Lo suyo, con todo, se centra en fomentar las políticas de cooperación laboral. Todo indica que en 2022 tendrá buenas noticias.

> Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. - Inversión y gasto social récord –con ayuda de los fondos europeos– son sus palabras mágicas. Pero el llamativo bono cultural joven solo consumirá 210 millones y el cheque para el alquiler, otros 200 millones. Habrá 2.199 millones para becas.

> Pablo Casado, líder de la Oposición. - Desde el PP acusan al Gobierno de coalición de hacer el “trilero” con los presupuestos y de elevar el gasto como Zapatero. Los populares ven “irresponsable” que Pedro Sánchez presuma de un gasto histórico a costa de tirar de la deuda pública. @mundiario

 

 

Los Presupuestos del Estado para 2022 ponen al fin el acento en un aumento de la inversión
Comentarios