La presidenta del Congreso permite la entrada de ERC y Bildu a la comisión de secretos

Meritxell Batet. / Mundiario
Meritxell Batet. / Mundiario

Batet propone que se rebaje la mayoría requerida para aprobar a los miembros de la comisión, abriendo la puerta a que los grupos independentistas puedan ser aprobados.

La presidenta del Congreso permite la entrada de ERC y Bildu a la comisión de secretos

Meritxell Batet, la presidenta del Congreso de los Diputados, ha propuesto en medio de la Junta de Portavoces de este martes, la reducción del sistema de mayorías que se necesitan en la Cámara, con el que se eligen a los miembros de la comisión de secretos oficiales, el órgano de control de información confidencial del Estado, que lleva tres años sin activarse.

La líder del Legislativo propone eliminar la mayoría necesaria para nombrar a los miembros de la comisión, situada en tres quintos del Congreso, con 210 votos favorables. Ahora, el respaldo requerido se situaría en los 176 votos por candidato, la mayoría absoluta que permitiría a los partidos independentistas entrar a la comisión, gozando del apoyo de los partidos de la investidura del presidente Pedro Sánchez.

 Así, ERC, EH Bildu o la CUP podrían ser elegibles para integrar la comisión, que se reúne a puertas cerradas y donde se conoce información acerca de los fondos públicos que son usados por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), y de las carteras de Interior, Defensa y Exteriores, además de documentos clasificados de interés nacional y de las actuaciones de la Inteligencia española.

El veto tácito a los partidos nacionalistas

La comisión de secretos oficiales lleva tres años sin ser convocada, desde que inició la legislatura de Sánchez, ante la negativa del Partido Popular, Ciudadanos y Vox, de dejar entrar a los portavoces de los partidos nacionalistas. Ahora mismo, PP tiene 89 diputados, Vox 52 y Ciudadanos 9, sumando así 150 diputados, por lo que tenían la capacidad de rechazar la presencia de portavoces de ERC y EH Bildu. El veto tácito de los partidos del centro y la derecha, había evitado que se constituyera este órgano de control al no haber interés en instalarse este año.

Pero Batet ha defendido que no se haya llevado a cabo la constitución de la comisión por “falta de acuerdos” y ha tachado ello como una “anomalía democrática”. De esta manera, la presidenta sacará esta propuesta adelante a través de una resolución de la Presidencia, no del reglamento del Congreso, por lo que sólo requeriría del apoyo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y los partidos de la investidura para ser aprobada.

La presidenta del Congreso se reunirá este martes por la noche, después de la sesión plenaria, con todos los portavoces de los grupos parlamentarios, para aprobar la nueva resolución y trasladar al Congreso la votación para aprobar a los candidatos.

La oposición carga contra el Gobierno

El PP, el principal partido de la oposición, adelantó que votará en contra, al mismo tiempo que lamentó que este cambio en la norma sea propuesto por la Presidencia del Congreso. Su portavoz ante el Legislativo, Cuca Gamarra, ha calificado como “triste, que un partido como EH Bildu vaya a tener acceso a datos clasificados y a poder interrogar al CNI”. También ha asegurado que esta maniobra se trata de la voluntad del Gobierno de poner al “Estado a su servicio para garantizar el apoyo de sus socios el resto de la legislatura”

Los populares defienden que se mantenga la mayoría requerida dispuesta en la ley vigente desde 2004, concretada por la Presidencia parlamentaria del entonces presidente, el socialista Luis Marín, cuando el PSOE decidió aumentar el número requerido.

Por su parte, los naranjas han expresado su descontento. Su portavoz, Edmundo Bal, ha dicho que “nosotros no vamos a permitir con nuestro voto que estas formaciones conozcan los secretos del Estado para atentar contra el Estado y destruir el Estado. Lo que hagan otras formaciones ellos verán”. Además, ha cuestionado que la propuesta fuera un trámite impuesto por resolución de Batet.

Pero en general, los partidos de la oposición cuestionan que sea precisamente esta semana que se propone este trámite, después de que la Generalitat de Cataluña haya cargado contra el Gobierno socialista por el presunto caso de espionaje a medio centenar de militantes independentistas, y que hayan exigido conocer a fondo las acciones del CNI, el órgano que acusan de llevar a cabo el seguimiento a través del software de Inteligencia Pegasus. @mundiario

La presidenta del Congreso permite la entrada de ERC y Bildu a la comisión de secretos
Comentarios