Buscar

MUNDIARIO

El PP y C's se enredan en Madrid por incluir o no a Vox en su Ejecutivo

No han empezado las negociaciones y ambos partidos tienen ya un señor lío. Los populares quieren incluir a la ultraderecha pero Ciudadanos se niega rotundamente.

El PP y C's se enredan en Madrid por incluir o no a Vox en su Ejecutivo
Isabel Díaz Ayuso, líder del PP en Madrid. / Twitter
Isabel Díaz Ayuso, líder del PP en Madrid. / Twitter

No se han iniciado las negociaciones para la formación de Gobierno en la capital y ya ha surgido el primer obstáculo en la derecha. Resulta que el Partido Popular y Ciudadanos no se ponen de acuerdo qué papel darle a Vox en el potencial ejecutivo que formarán entre ambos, pues los celestes, siguiendo el guiño del lunes de Pablo Casado, aprueban la entrada de la extrema derecha en la arena, mientras Ciudadanos prefiere mantener su distancia. Las elecciones las ganó en estadísticas el PSOE y su líder capitalino Ángel Gabilondo, pero son los partidos de derecha los que tienen los escaños suficientes para sumar una mayoría en la votación de la cámara.

La cabeza de Vox en la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, explicó que los suyos harán todo lo posible por ser tomados en cuenta en estos pactos. "Nuestro objetivo es hacer valer nuestros escaños y sí, probablemente entrar en el Gobierno es la mejor manera de hacerlos valer y que se vea sobre todo el trabajo que queremos desarrollar", explicó.

La réplica llegó de inmediato desde el Partido Popular, que mediante su líder y aspirante al gobierno autonómico de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, explicó que su idea es "respetar y tener en consideración a los votantes del PP, Cs y Vox. No puedes ir por ahí pretendiendo que te apoyen a cambio de nada”. Lo último fue también un indicio de que está dispuesta a ceder algún despacho importante a sus dos potenciales aliados. Luego subió el tono al asegurar indirectamente que está dispuesta a aplicar políticas de la ultraderecha en su potencial gobierno. "Yo quiero que el votante de Vox sienta que es escuchado, porque si gracias a sus votos soy presidenta, tengo que recompensar a esos votantes".

El problema llega entonces porque en Ciudadanos no se contempla la idea de meter a Vox a esta tremenda fiesta que se está armando en Madrid. Así lo dejó claro Ignacio Aguado, jefe de los naranjas en la capital. "En el gobierno que quiero negociar solo habrá miembros del PP y Cs".

Las posturas de los tres partidos y sus líderes están más que claras y así abrirán las negociaciones, luego de haber hecho cada uno su respectiva declaración de intenciones. La ultraderecha exije que se pongan tres sillas a la mesa en la que ellos puedan incluso tener alguna consejería del Ejecutivo en formación. Aguado y los suyos no están dispuestos a compartir mesa con ellos de ninguna manera.

Debido a ello insiste en que su único interlocutor para negociar serán los populares. Su idea es una negociación bilateral en el que los celestes se junten pero no se revuelvan con los naranjas y Vox a fin de alcanzar una mayoría.

Es básicamente lo que alcanzó el triunvirato en Andalucía, cuando sumaron sus escaños para botar al PSOE del gobierno por primera vez en cuatro décadas. Vox, no obstante, no quiere repetir fórmula en Madrid. Ya lo dijo su mandamás Santiago Abascal. "Vox es determinante. Vox va a hacer valer sus votos. ¿Y esto qué significa? Significa que no vamos a admitir cordones sanitarios de ningún tipo, insultos, etiquetas de aquellos que para gobernar tendrán que pactar con nosotros. Algunos tienen que tener muy claro que quien quiera contar con nuestro apoyo para construir mayorías alternativas tendrá que ser respetuoso y flexible", explicó.

El jefe de los naranjas había dejado claro que ni el PSOE ni Vox entraban en sus planes de ninguna forma. Del partido socialista dijo que no lo tomará en cuenta por ser "un partido que no cree en las autonomías". Eso sí, si al final C's propone una investidura y los de Gabilondo deciden apoyarlos, pues no será él quien los detenga, esto como una forma de espantar a Vox.

No obstante, al final de cuentas quien terminó con más votos en la derecha fue el PP con Díaz Ayuso al frente. La líder conservadora sí que está dispuesta a invitar a su casa a Monasterio y formar un Gobierno a tres partes. @mundiario