Buscar

MUNDIARIO

El PP cederá dos asientos en la Mesa del Congreso para Vox y Ciudadanos

Pablo Casado proclama en el Congreso que su partido no se abstendrá ni facilitará en nada la investidura de Pedro Sánchez.
El PP cederá dos asientos en la Mesa del Congreso para Vox y Ciudadanos
Pablo Casado (centro), en la reunión con la bancada popular en el Senado. / Twitter
Pablo Casado (centro), en la reunión con la bancada popular en el Senado. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

El Partido Popular está dispuesto a sacrificar dos asientos en la Mesa del Congreso para incluir a Vox y Ciudadanos. Así lo ha expresado Pablo Casado, máximo líder de los celestes, quien supeditó el proyecto a que la extrema derecha ceda precisamente uno a Ciudadanos, que tiene 10 diputados por 52 de los de Santiago Abascal. De ocurrir, el PP está dispuesto a quedarse con tres asientos y repartir los otros dos entre sus socios naranjas (como los describió Casado) y otro con Vox. El proyecto se ha puesto en marcha y las negociaciones las maneja desde ya Teodoro García Egea, secretario general de la agrupación conservadora.

Casado estuvo el lunes con su bancada en las dos cámaras legislativas a fin de transmitirles este emprendimiento. "Sí nos gustaría que hubiera un cordón sanitario legal, constitucional y moral frente a los herederos de Batasuna que no han condenado 800 asesinatos y los independentistas secesionistas condenados por el Supremo", explicó. "Somos el único partido con los dos pies dentro de la Constitución. Porque es verdad que hay partidos en la derecha que cuestionan preceptos básicos de la Constitución pero también lo está haciendo la extrema izquierda", prosiguió.

El máximo líder de los populares abrió fuego posteriormente contra el PSOE por haber convertido a ETA en un "interlocutor político". También se aprovechó de algo que dijo Pablo Iglesias, futuro vicepresidente de Gobierno si los socialistas llevan a buen puerto la investidura. "La Constitución de 1978 no instaura reglas de juego democráticas y quien primero se dio cuenta de ello fue ETA", atacó. "Eso es lo que todo el PSOE, no Sánchez, acaba de proponer como vicepresidente del Gobierno".

Con todo y que desde las entrañas del partido se anticipan diversos escenarios, como una abstención técnica e incluso un Gobierno de concentración, el jefe celeste ha dejado ver que entre sus planes no cabe ninguna de las dos ."Se nos exige que asumamos un dilema perverso: o aceptamos desaparecer voluntariamente como alternativa al socialismo haciendo presidente a Sánchez, o Sánchez nos amenaza con hacernos desaparecer llevando adelante una mutación del sistema de la mano de la izquierda y los nacionalistas”, expresó.

Por otra parte, hizo alusión a quienes en la agrupación proponían un pacto con el PSOE supeditado a la renuncia de Pedro Sánchez. No obstante, Casado considera que el problema no yace solamente en el presidente en funciones, sino en el partido en general y sus negociaciones con Unidas Podemos y ERC. "El Gobierno de España se está negociando con quienes atentan contra la democracia y Cataluña se utiliza como coartada para ese cambio de régimen", aclaró.

Durante el cónclave, Casado repitió que el camino que ha tomado el partido rojo "no tiene retorno", por lo que el voto de los conservadores se mantendrá en no. García Egea pidió por su parte a los legisladores de ambas cámaras que ejerzan "un Gobierno en la sombra" frente al líder del PSOE. @mundiario