El PP apoya las iniciativas de Vox contra las leyes de memoria

Borja Sémper, portavoz del PP. / RR.SS
Borja Sémper, portavoz del PP. / RR.SS
Aunque algunos dirigentes muestran su incomodidad en privado, en público la dirección encabezada por Alberto Núñez Feijóo ha cerrado filas con los ejecutivos de PP y Vox.
El PP apoya las iniciativas de Vox contra las leyes de memoria

La dirección del Partido Popular ha expresado su apoyo sin reservas a las iniciativas de sus Gobiernos autonómicos en alianza con Vox en la oposición a las leyes de memoria en diversas regiones de España. A pesar de que algunos miembros de la cúpula muestran cierta incomodidad en privado por este tema, públicamente la dirección liderada por Alberto Núñez Feijóo ha mostrado una posición de unidad con los ejecutivos de PP y Vox, defendiendo que las nuevas regulaciones amplían la consideración de las víctimas. Sin embargo, también han destacado que mantienen una postura clara respecto al franquismo, rechazando cualquier intento de blanqueamiento de esta dictadura.

Las acciones de los Gobiernos autonómicos del PP y Vox han sido objeto de controversia debido a su oposición a las leyes de memoria democrática, especialmente en comunidades como Castilla y León, Aragón y la Comunidad Valenciana. Aunque la dirección del partido reconoce en privado su malestar por este asunto, en público han evitado mostrar desacuerdo, respaldando las decisiones de sus Ejecutivos.

La postura oficial del PP es que las nuevas leyes de memoria impulsadas por sus Gobiernos autonómicos amplían la condición de víctimas, aunque también han marcado distancia con aquellos aspectos de estas normativas que intentan blanquear el franquismo. En este sentido, el portavoz del partido, Borja Sémper, ha dejado claro que el régimen franquista fue una dictadura, rechazando cualquier intento de minimizar este hecho histórico.

A pesar del respaldo público, en privado la dirección del PP muestra una mayor cautela y se compromete a analizar detenidamente el contenido de estas nuevas leyes. Si bien reconocen algunos aspectos positivos en cuanto a la ampliación de la consideración de las víctimas, también señalan la necesidad de evaluar cualquier contenido inaceptable que pueda contener dichas normativas.

Esta situación ha generado cierta incomodidad en la cúpula del PP, especialmente porque coincide con el inicio de un ciclo electoral en el que prefieren centrar el debate en otros temas. A pesar de que el franquismo no es una prioridad para la dirección popular, las acciones de sus Gobiernos autonómicos con Vox han vuelto a poner este tema sobre la mesa en plena campaña electoral. @mundiario

Comentarios