Postales para este verano

Vista general del Hemiciclo del Congreso de los Diputados. / congreso.es
Vista general del Hemiciclo del Congreso de los Diputados. / congreso.es

Una breve muestra indica que, en el presente, abundan ingredientes para que parezca como que hacemos, aunque reiteremos pautas inmóviles.

Postales para este verano

Una breve muestra indica que, en el presente, abundan ingredientes para que parezca como que hacemos, aunque reiteremos pautas inmóviles.

1. Género: Dice el arzobispo de Toledo –puesto que en tiempos anteriores al XIX era muy apetecible por su riqueza feudal- que “no cree en la igualdad de género”. “No es –dice- la solución para vencer al machismo inaceptable”. Por su parte, el Banco de Santander patrocina en el mismo periódico un contenido en que propaga que “el talento no entiende de género”, tratando de hacerse eco de una exposición fotográfica que patrocina. El mensaje, que en el primer caso es más primitivo  y tendente a que no se disperse el rebaño, en el segundo se abre a múltiples interpretaciones. ¿Es una cuestión de marketing, que cada una de las dos empresas –según Ángel Munárriz, la Iglesia también es  S.A.- trata de manejar a su favor?

2. Madrid Central: Tarde y más regular que bien, se había logrado concretar un mecanismo que paliara un serio problema de Madrid. Después de años de inoperancia y tratamiento fraudulento de las estaciones medidoras del aire, podía ser un buen comienzo. De pronto, el cambio municipal arrampla con los datos, con el interés del proyecto y resetea todo. A Larra le hubiera encantado oír a Díaz Ayuso, arguyendo que hacía aumentar la delincuencia. Para mayor desconcierto, una jueza ha puesto algo de orden en el guirigay y, mientras Almeida persiste en su idea feliz de que ese Madrid Central era un desmán, la UE ha recordado que si no le ponen coto a la  contaminación ambiental de la ciudad pronto habrá multa por no cumplir. ¿Es un problema de lectura o de sintaxis….?

3. Educación inclusiva: Díaz Ayuso también ha mostrado su afán por el trabajo educativo dejando a muchos docentes al borde de la incompetencia: “Hay padres preocupados porque se rumorea que en algunos colegios hay colectivos que hablan a sus hijos de temas que ellos no quieren”. Y se ha apuntado a “seguir avanzando en el respeto a la diversidad, en la tolerancia y contra la discriminación y contra el acoso”. Por su parte, sus aliados de VOX –con la anuencia de Aguado, del Cs- han comenzado a pedir –repitiendo la dinámica iniciada en Andalucía- los listados de quienes hubieran impartido talleres sobre diversidad afectivo-sexual. No han tardado en CCOO-Madrid en recordar la serie de derechos y normas legales que entre unos y otros están sobrepasando. ¿A quién o quiénes aprovechan las supuestas rumorologías?

4. Ciudadanía: La sesión de la Asamblea de Madrid para una investidura presidencial de la Comunidad, sin nadie a quien investir, tuvo ingredientes de gran interés. Por un lado, Vox logró ser el centro: estuvo en boca de cuantos oficiaron en el acto, pese a ser el segundo partido más pequeño. Por otro, Cs mostró, una vez más, cómo sus tácticas e interés como partido le llevan a un callejón sin salida: va de víctima y, además de trapisondista en su trato de tapadillo con la ultraderecha, no cesa de ser el regenerador de un PP corrupto. Y en tercer lugar, todos los partidos, incluidos los que tienen alguna posibilidad real de que no se repitan las elecciones, han estado acordes en emitir mensajes en que pretextaban un altísimo interés por la ciudadanía. En un arrebato de sincera desmesura, lo resumió Rocío Monasterio (de Vox, claro): “No vamos a dejar de hacer esfuerzos, de dedicar horas para llegar a un acuerdo, porque creemos que los madrileños se lo merecen”. ¿Pensaba que creíamos que se habían cansado?

5. Meritocracia: El de Patricia Ortega, primera mujer ascendida al generalato en el Ejército español, ha sido acontecimiento propicio para dar una pátina de modernidad a esta institución. Su cúspide era alcanzable también por quienes habían pasado ya de ser, como en la sociedad, secundarias en las conversaciones de oficiales. Desde el 23.03.1988, en que fue publicado el primer Real Decreto que aprobaba el acceso de las mujeres a los cuerpos y escalas del Ejército en las mismas condiciones de acceso y promoción que los hombres, han transcurrido 31 años, lo que añadido a las condiciones que ha tenido que acreditar esta mujer, hace preguntarse: ¿Es rápido o lento el ritmo de igualdad y el canon de mujer que aquí se han puesto de manifiesto?

6. Miradas desde la historia: “Feminidad” frente a “feminismo” era, según contó en su momento Mª José Lejárraga,  el eslogan de comienzos del siglo XX frente a las pretensiones de las mujeres pioneras de sus derechos. Qué abarcaban ambos constructos ha sido un debate abierto e inconcluso. Íntimamente vinculados a la educación, sus simbolismos y leyes, ahí continúa -con argumentos idénticos a los de antaño- en un presente muy rico en postales indicativas de que la fecha de caducidad de pautas sociales relevantes no ha cesado.  Si lo que Patrimonio Nacional quiere exhibir en su Museo de las Colecciones Reales es cronológica y temáticamente corto, estas historias actuales desbordan, por transversales, a las que intentará contar de Austrias y Borbones; no han concluido y acreditan un acendrado pedigrí, fácilmente comprobable.

Recién inaugurado el Ministerio de Educación, en 1900, García Álix ya señalaba cómo  “la libertad de enseñanza, en nuestro país, se ha convertido en un censurable mercantilismo. La moda, el capricho, la propaganda interesada, han venido apartando de los centros docentes oficiales a los hijos de nuestras clases elevadas o acomodadas, entregándolos a los colegios de instituciones de carácter privado que, con la llamada incorporación, vayan secando el tronco de la enseñanza oficial” (Diario del Congreso de Diputados, 17.12.1900).

Por otro lado, oír hablar actualmente a algunos políticos indica lo poco que se ha cambiado. Francos Rodríguez, testigo de lo que pregonaron los Congresos Católicos desde 1889 –después de que León XIII adoctrinara sobre libertad de educación, de conciencia y de expresión (Libertas praestantissimum, 15, 18, 19…, 30, 31)-, los veía más que como “lugares de concordia y de fe”, como “el bastión donde resonaron gritos de guerra, frases incendiarias y palabras que conmovieron la conciencias, no para elevarlas a Dios, sino para empujarlas con un odio inextinguible a la lucha fratricida” (Diario de Sesiones del Congreso de Diputados, 12.07.1901).

Y vino esta, acompañada de contrarreformas. Como aquel curso para enseñantes de Primaria, en junio de 1938 (Pamplona), donde, según contaría Marta Mata, “más de la mitad del tiempo estuvo dedicado a temática ideológica, un tercio a educación física y el resto a formación pedagógica”. O la constitución del CSIC en 1939, por Ley de 24 de noviembre. Para erradicar la JAE e indirectamente la ILE, se empeñaron -“frente a la pobreza y paralización pasadas”- en “imponer al orden de la cultura las ideas esenciales que ha inspirado nuestro Glorioso Movimiento, en las que se conjugan las lecciones más puras de la tradición universal y católica con las exigencias de la modernidad”…   Con el resultado de que, hasta 1943, habían depurado a más de 60.000 maestros y profesores.

¡Suerte y buen verano!

Postales para este verano