¿Es posible comprender la regeneración tras descuartizarla en un relato de cinco estrofas?

Zygmunt Bauman, sociólogo, filósofo y ensayista polaco.
Zygmunt Bauman, sociólogo, filósofo y ensayista polaco.

Después de tanto escuchar la palabra regeneración se me ha ocurrido definirla a partir de las cinco sílabas que la componen. Es así como entiendo yo la política y la vida.

¿Es posible comprender la regeneración tras descuartizarla en un relato de cinco estrofas?

Después de tanto escuchar la palabra regeneración se me ha ocurrido definirla a partir de las cinco sílabas que la componen. Es así como entiendo yo la política y la vida.

¿Qué quieren los ciudadanos cuando piden regeneración? Piden regeneración democrática, regeneración empresarial, regeneración mediática y hasta regeneración familiar. Ahora los jóvenes de la casa y las mujeres ya cuentan, ya empiezan a pintar algo ¿no? Pues eso, la regeneración es pintar algo, estar, compartir, existir, convertir una sociedad muy sólida en algo más líquida y a partir de ahí hacerla mejor y avanzar, nunca retroceder. Antes de que lean mi soneto imperfecto, el de las cinco estrofas, quiero que sepan que a mí el modelo de gobierno venezolano me parece un retroceso porque después de casi cuarenta años, cuando podemos por fin sacudirnos bien los resquicios de nuestra dictadura, debemos reaccionar todos, no solo unos pocos, querer a este país un poco más y mimarlo. Para ello pues eso, la re- ge- ne- ra- ción a todos los niveles. Es así como entiendo yo la política... y la vida.  

RE-petir lo mismo una y otra vez ya no vale y menos cuando no se cumple. Debemos innovar, inventar cosas nuevas, sin miedo al cambio, reformar e intentar que las personas que nos oigan dentro y fuera de España se conmuevan cuando lo hagan, pero como personas, no como votantes. Debemos crear ilusión, esperanza, ser optimistas y trabajar.

GE-neralizar hoy es inútil. Comparto con Zygmunt Bauman la necesidad de adaptarnos a una sociedad líquida en la que interactuemos todos y podamos conocernos más y mejor. Debemos terminar con las etiquetas establecidas por pertenecer a una familia, un equipo, una empresa o un partido. Necesitamos estructuras y organizaciones pero menos sólidas porque las afinidades ahora son hacia las personas y se consiguen por actitudes y aptitudes. Hay que dar más oportunidades y a eso ayudan los medios, las redes sociales, la calle. El lado humano es muy importante y en los últimos tiempos el político se ha deshumanizado o la propia sociedad lo ha hecho.  

NE-cesitamos estimulación, generar ilusión. Los sentimientos están por encima de los hechos y las obras pasan a un segundo plano si no hay atención o afecto, con nuestras diferencias, por supuesto. Debemos establecer menos distancia y lograr más cercanía con nuestra gente. En estos últimos tiempos el político también se ha ido distanciando del votante y votar algo distante pues se antoja complicado.

RA-pidez en las reacciones y decisiones. La inmediatez se ha convertido en una de las características que definen a la sociedad del siglo XXI, por lo tanto la reacción rápida es imprescindible, sin miedo a meter la pata. De vez en cuando se meterá, nadie es perfecto pero hay que estar ahí porque las esperas no hacen más que ofrecer inseguridad, mermar la fiabilidad del discurso y aumentar las interferencias.

CIÓN. No hay palabras en español que comiencen con la sílaba ción, pero si cambiamos el orden de las letras obtenemos el término anglosajón COIN (moneda). Eso es casi lo más importante en estos tiempos de tantas dificultades para tanta gente, por ello bolsillos de cristal, mínimo interés por el dinero y mucho respeto al ajeno, es decir, al de todos. Debemos ser implacables con la corrupción y honrados, de nada sirve lavarse las manos para volver a meterlas en el lodo, por eso de nada vale la regeneración si no es alejada de cualquier tipo de corruptela.

¿Es posible comprender la regeneración tras descuartizarla en un relato de cinco estrofas?
Comentarios