Las políticas de Trump podrían desatar más ataques terroristas en Europa

Donald Tusk (centro). / Twitter
Donald Tusk (centro). / Twitter

Donald Tusk ha comunicado a los miembros de la UE que el sentimiento antiestadounidense de oriente podría desatar una nueva ola de ataques terroristas en todo el mundo occidental.

Las políticas de Trump podrían desatar más ataques terroristas en Europa

El jefe del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha asegurado que los recientes escándalos desatados en Washington representan una auténtica amenaza a la que la Unión Europea deberá hacer frente. El diplomático polaco incluyó a Donald Trump en una lista en la que iban también incluidas la asertividad china, la agresividad del Kremlin y el ague del islamismo radical, todas en una carta que envió a los Veintiocho, enviada este mismo martes. El diplomático polaco aseguró que el cambio de proceder de Estados Unidos "pone a la UE en una situación difícil; parece que la nueva Administración cuestiona los últimos 70 años de política exterior americana".

Bruselas se tardó 11 días en reconocer, al menos públicamente, que Trump es de verdad un caso aparte en la historia de los inquilinos de la Casa Blanca. La comitiva de Tusk sirvió como medio de comunicación para la posición más enérgica expresada hasta hoy día desde la comisión, que se prepara para celebrar una amplia discusión en la que participarán jefes de Estado y de Gobierno el viernes durante una cumbre que hospedará Malta. Esa amenaza conjunta de Trump, China, Rusia y el islam, es directa hacia el proyecto del continente: el mundo contempla un nuevo orden geopolítico, donde se resalta el precipitado giro estadounidense, el "sentimiento nacionalista y crecientemente xenófobo" que ha brotado y crecido en países como Francia, Italia, Alemania y Países Bajos, que en conjunto desmotivan a la élite pro europeísta en su afán de generar una auténtica integración política. Tusk invita a los países comunitarios a defender "con claridad la dignidad de la Europa unida".

Con todo y el polémico proceder de Washington, la Unión Europea ha buscado mantener un contacto directo, o establecerlo, para ser precisos. Federica Mogherini, titular de la oficina de Política Exterior Europea, se encuentra ya negociando una cita con Rex Tillerson, su homólogo estadounidense, la cual se celebraría en las próximas semanas, según cita El Pais. La fecha tentativa está entre el 17 y el 19 de febrero, cuando líderes de todo el mundo asistan a la Conferencia de Seguridad anual de Múnich, aunque Tillerson no ha confirmado si asistirá a dicho evento.

De cualquier forma, el Parlamento continental avisa a los principales jefes políticos de Europa que la unión podría sufrir "serias consecuencias" para su seguridad, especialmente en el apartado de atentados terroristas, a raíz de la nueva Administración de Washington. Tusk enlaza esto en que el profundo odio que sienten en oriente hacia Estados Unidos podría extrapolarse a todo el mundo occidental, en el que se ubica Europa. "Imaginar lo peor es fácil porque nunca en la historia moderna de Estados Unidos ha habido un presidente con menos cualificación ni experiencia, ni una personalidad tan controvertida", reza el documento emitido por Tusk con fecha del 17 de enero del presente año, tres días antes que Trump asumiera su nuevo cargo.

Nuevos roces entre Bruselas y Washington

Según cita El Pais, el documento enviado por Tusk analiza minuciosamente los efectos que tendrá la relación entre la Unión Europea y Estados Unidos, pues el gigante norteamericano es su socio más importante en política exterior. El apartado de la seguridad es probablemente la que más sale perdiendo de este nuevo orden. Pese a que el Parlamento no anticipa cambios significativos a corto plazo en lo referente a la lucha antiterrorista, las declaradas intenciones del presidente de acudir a métodos de tortura, su posición sobre la vigilancia y algunos de sus nombramientos podrían desatar serios roces entre ambas partes.

Las constantes muestras de cariño de Trump con Vladimir Putin también preocupan a los comisionados europeos. El texto vaticina que la Casa Blanca detendrá sus intenciones expansionistas por medio de la OTAN hacia el Este, considerada por el Kremlin como su patio trasero, e incluso prevé que cancele el amplio despliegue militar estadounidense en el flanco oriental de Europa. Otra de las consecuencias de esta ya conocida amistad entre Trump y Putin caería sobre la guera en Siria. Si el conflicto llegase a agravarse, el flujo de refugiados en Europa se desbordaría.

Por último, Tusk advierte de que Estados Unidos sembraría cizaña en Europa por medio de nuevos vínculos bilaterales con varios de los miembros de la UE. Los socios continentales han recibido la recomendación de resistirse a la tentación. La semana pasada, Theresa May visitó a Trump en la Casa Blanca, ocasión aprovechada por el presidente estadounidense para felicitar al Reino Unido por el Brexit. @hmorales_gt

 

 

Las políticas de Trump podrían desatar más ataques terroristas en Europa
Comentarios