La política actual es un mundo de gestos, marketing, y falsas promesas

Pedro Sánchez, jefe del Gobierno español y Donald Trump, presidente de Estados Unidos. RR SS
Pedro Sánchez, jefe del Gobierno español y Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / RR SS

Los políticos sueñan con un Sálvame de Lux político porque nada da más réditos que estar cada día en los medios para bién o para mal, pero siempre muy presente.

La política actual es un mundo de gestos, marketing, y falsas promesas

Primero subió Podemos con las proclamas incendiarias de Pablo Iglesias, las que hacía desde Venezuela, desde Irán, o desde La Tuerka, la televisión populista que dejaba en moderado el discurso de Wyoming con el Intermedio. Solo con eso, aderezado por promesas imposibles de cumplir, logró subir de la nada a ser la tercera fuerza política aunque tuviese que hacer promesas a un sin fín de Confluencias de confluencias nacionalistas. No casa muy bien el comunismo con veleidades  nacionalistas pero funcionó porque siempre se mantuvo en candelero.

Podríamos pensar que nos enfrentamos a una decadencia de la democracia y razones no faltan

El método gustó mucho al llamado nacionalismo catalán y ya no han abandonado jamás los medios, bien saltándose las leyes, la Constitución, las resoluciones judiciales, el libelo, la infamia, la amenaza y el reto al Gobierno, bien pagando a medios independentistas afines a su causa, o con la extorsión cuando es necesario. Así lograron dejar lejos aquellos tiempos donde el PSC podía formar tripartitos y el separatismo pasó a lograr cerca de los dos millones de votos, que junto a una trasnochada ley electoral, les mantiene en el poder.

Visto lo visto en España, y confirmado con el éxito de Trump gracias a la campaña de marketing, imagen y postureo diseñada por Paul Manafort, ahora imputado por sobornos y fraude por los que le piden 305 años de cárcel, y también con la ayuda de hackers rusos, Sánchez decidió pasar a la primera página de periódicos y telediarios para lo que fichó a Iván Redondo sin importarle su pasado como asesor del PP. Con él ganó las primarias inesperadamente y ahora la moción de censura a Rajoy. Ya por fín, este señor con talante modificado y postureo recién incorporado, ocupa por fín todas las portadas, se habla de él aunque sea por el uso de su avión oficial para ir a conciertos de rock, o sus vídeos amilbarados al mejor estilo de otros tiempos que es mejor olvidar, de cuando éramos amigos de los árabes como ahora lo somos de los subsaharianos.

El resultado no falló y el PSOE se ha colocado primero en las encuestas sobre intención de voto. Antes lo había estado Ciudadanos, aunque en este caso su salto a la popularidad que otorgan los medios escritos, las televisiones, o los canales de YouTube, no fue causado por el postureo o las promesas sino gracias a una actitud coherente del partido así como los valientes discursos de Inés Arrimadas que osó ganar las elecciones en un terreno muy poco propicio. 

No tardó mucho Pablo Casado en despedir a Pedro Arriola, asesor de Aznar y Rajoy, para dar un giro de imagen que le lleve a la actualidad. Unas cuantas declaraciones sobre inmigración o la familia,  cercanas a Vox, y otras sobre Cataluña para que Sánchez hable de él como el coco, y ya lo tenemos en el segundo puesto en intención electoral aunque siga la fuga de votos por su derecha en dirección a Vox que con su promesa de levantar un insalvable muro de hormigón en Ceuta ha logrado duplicar el numero de afiliados.

Podríamos pensar que nos enfrentamos a una decadencia de la democracia y razones no faltan. Trump es Presidente de Estados Unidos sin haber ganado en votos, sin que la voluntad mayoritaria del pueblo lo apoye, Torra es President de la Generalitat sin que le apoye una mayoría de votantes, y Sánchez es Presidente del Gobierno de España sin que nadie lo haya elegido ni apoyado su programa. El poder reside en unas Cámaras donde se reparten cargos, se hacen criticas y promesas en una permanente campaña electoral, pero política, preocuparse de la cosa publica y no del partido de cada uno y de los réditos que el partido proporciona, poco. Aún así nos queda la esperanza de que podamos mejorar este sistema imperfecto pero que está muy por delante de cualquier otro y es el único vivo a día de hoy.

El postureo generalizado para permanecer de moda, para captar ese voto no ideológico que siempre busca el caballo ganador, es más visible entre elecciones pero cuando se entra en campaña suele haber muchos cambios. Podemos siempre sube al lanzar su poderosa campaña de especialistas en redes sociales y fake news, el bipartidismo sube por aquello del miedo al cambio, por evitar sobresaltos que asustan hasta a los mercados, y Ciudadanos suele resentirse respeto a las encuestas aunque la trayectoria de este partido siempre ha sido en ascensión permanente en numero de votos.. Es como si cada vez mas gente pusiese atención en el programa y el pragmatismo porque se hace realista y sueña menos. 

El poder reside en unas Cámaras donde se reparten cargos, se hacen criticas y promesas en una permanente campaña electoral, pero política, preocuparse de la cosa publica

Es difícil que su coherencia de Ciudadanos en el tema Catalán, el de la inmigración, en las reformas constitucionales que pide y sobre todo en no prometer falsos sueños, no tenga premio, pero también es difícil que el bipartidismo con sus potentes aparatos y su presencia en cada pueblo, no resurjan. Hoy por hoy el resultado más previsible es que Ciudadanos sume con el PP o el PSOE, con cualquiera de los dos, y que el PSOE nunca logre sumar con Podemos porque son lo mismo aunque con otros disfraces. No sabemos a quien verá el votante capaz de terminar con los graves problemas del independentismo y la inmigración desbordante, pero todo apunta a que el camino será el que marca Ciudadanos gobierne o no gobierne, porque sus pronósticos han sido siempre acertados hasta ahora. @mundiario

La política actual es un mundo de gestos, marketing, y falsas promesas
Comentarios