La futura ley de vivienda contiene el germen de su posible fracaso

Ione Belarra, Ministra de Asuntos Sociales, impulsora de la Ley de Vivienda
Ione Belarra, Ministra de Asuntos Sociales, impulsora de la Ley de Vivienda

La norma traslada a municipios y comunidades autónomas la aplicación efectiva, lo que introducirá una enorme casuística y prevención ante los efectos electorales.

La futura ley de vivienda contiene el germen de su posible fracaso

Las dos condiciones impuestas por el socio minoritario han sido aceptadas por el presidente del Gobierno, si bien con matices que habrá que leer detenidamente en el texto articulado de la Ley de Presupuestos y en la nueva norma de Vivienda pactada. De un lado, el compromiso de incrementar el tipo real del impuesto de Sociedades hasta el 15% sin que se explique cómo se logrará pues al parecer se descarta reducir bonificaciones y exenciones fiscales. De otro, aprobando una norma que pretende congelar el precio de los alquileres y que en especial pretende poner coto a la actividad de fondos y bancos, denominados ahora como grandes tenedores. La propuesta tiene letra pequeña pues se introduce una moratoria de año y medio que permitirá a los citados tenedores deshacerse de una parte de sus activos lo que debería de producir un descenso del precio de la vivienda al menos en determinadas áreas geográficas. Además se pretende gravar con recargos el Impuesto de Bienes Inmuebles de las viviendas vacías.

Para contrapesar las cesiones a UP, el Presidente ha anunciado un bono para el precio de la vivienda, dirigido a jóvenes de hasta 35 años, un gesto no exento de intención política. Al tiempo se aprobará un Fondo para que Comunidades y municipios promuevan la adquisición de viviendas sociales. En conjunto, por primera vez en muchos años, un enfoque global aunque no exhaustivo de varios de los problemas principales que afectan al derecho a la vivienda. En el extremo contrario, las voces que protestan por el intervencionismo y la inseguridad jurídica, se unen a las del sector eléctrico, muy alterado por las recientes decisiones del Ejecutivo. Subrayemos que en las citadas decisiones han estado ausentes la Ministra de Economía y la titular de las competencias de Vivienda.

La futura norma contiene el germen de su posible fracaso

La futura norma contiene el germen de su posible fracaso. Las medidas trasladan la aplicación a las Comunidades Autónomas y a los municipios. El PP ya ha expresado su oposición rotunda, lo cual no debiera extrañar. Veremos el planteamiento que hacen otros partidos en sus respectivos territorios, pues en materia de vivienda las diferencias entre las grandes ciudades y el resto de los municipios son demasiado grandes.

Con las medidas recientemente adoptadas, el Gobierno parece decidido a embridar la inflación y garantizar la estabilidad económica hasta las elecciones, tras varias semanas de indecisión mientras la energía escalaba cotas de precios sin precedentes. Si sumamos la segura aprobación de los Presupuestos, pendientes solo de los flecos de inversión territorial que serán pactados en los próximos días, la estabilidad política será la norma durante los próximos meses.


Quizá también te interese:

Los grandes partidos españoles se preparan para verse las caras en las elecciones


 

El PP pretende gobernar como en Madrid

El PP, satisfecho consigo mismo tras la reciente convención, ha esbozado su idea de Gobierno no en el Parlamento, ni el citado cónclave, sino en el plató de Televisión Española. Por primera vez han explicitado que pretenden gobernar como en Madrid o Andalucía, en minoría si es necesario, seguros de lograr los votos necesarios cada día, es decir los de Vox y algunos otros. No habrá coalición con Vox pero no se desprecia su apoyo cuando sea necesario. Casado intenta no asustar dentro ni fuera de España, una vez reforzado el mensaje de la derecha tradicional.

Ahora el ruido tiene que administrarlo UP, donde cada día hay más voces diferentes aunque la futura candidata Yolanda Díaz se muestre tan enfática como vaga en sus propuestas. De momento consiguen un objetivo por el que habían porfiado insistentemente y que responde a demandas sociales patentes, con independencia de que la aplicación final resuelva los problemas o los cronifique. No lo sabremos hasta la próxima legislatura. @mundiario

La futura ley de vivienda contiene el germen de su posible fracaso
Comentarios