Podemos aparece aliado al PP en su rechazo a un gobierno de progreso

Pablo Iglesias y Mariano Rajoy.
Pablo Iglesias y Mariano Rajoy.

La experiencia de ocho meses de gobiernos municipales va indicando las severas limitaciones de todo tipo de quienes se autoproclamaron garantes del cambio y resultan ser malos administradores de lo inmediato y débil alternativa de gobierno.

Podemos aparece aliado al PP en su rechazo a un gobierno de progreso

El acuerdo de Ciudadanos y PSOE tiene 66 páginas pero no trata del reparto de puestos, cargos o prebendas. El documento de Podemos tiene 98 páginas y dedica 22 al reparto del botín. Ahora este grupo se niega a continuar el diálogo con quienes están logrando confluir en un programa de reformas adaptado a los problemas del país, que no son la estructura del gobierno, sino la reforma fiscal, las relaciones laborales, los servicios públicos, la lucha contra la corrupción y la recuperación de todos los sectores sociales luego del cuatrienio ominoso de políticas implacables con los débiles.

Ellos tendrán que explicarse. Si desde el primer día antepusieron los problemas territoriales a los problemas de las personas, hoy anteponen el orgullo o la ambición al diálogo constructivo. Quizás porque debatir de políticas concretas, de medidas reformistas y de avances gradualistas es menos agradecido que las grandes definiciones que por su vaguedad son indemostrables y con frecuencia inaplicables.

“Seamos realistas, pidamos lo imposible”, era un lema sesentayochista, no una guía práctica para gobernar.

Queda tiempo suficiente para rectificar y sumarse al único acuerdo posible

Queda tiempo suficiente para rectificar y sumarse al único acuerdo posible para evitar la repetición de elecciones. En su lenguaje, la nueva casta que representan hace gala de escasa flexibilidad y sobrada prepotencia. La experiencia de ocho meses de gobiernos municipales va indicando las severas limitaciones de todo tipo de quienes se autoproclamaron garantes del cambio y resultan ser malos administradores de lo inmediato y débil alternativa de gobierno.

Como suele ocurrir, las altisonantes declaraciones son inversamente proporcionales a la consistencia de los argumentos.

Claves del acuerdo PSOE - Ciudadanos
Redacción
El mercado laboral y la organización territorial son las principales materias en las que el PSOE y Ciudadanos han tenido que esforzarse más para llegar a un acuerdo del gobierno de progreso. El partido de Albert Rivera ha cedido en abandonar la defensa del contrato único, mientras que el PSOE accede a eliminar las diputaciones provinciales.
La reconversión de las diputaciones levanta suspicacias en ciertos sectores regionales y provinciales del PSOE pero también despierta simpatía en otros ambientes socialistas. Ciudadanos, por su parte, renuncia al contrato único y se queda con la propuesta del PSOE, que incorpora el espíritu de la propuesta de Albert Rivera a los contratos temporales.

 

Podemos aparece aliado al PP en su rechazo a un gobierno de progreso
Comentarios