El PNV y el PSE-EE renuevan la coalición para gobernar en el País Vasco

Eneko Andueza, líder del PSE-EE en el País Vasco. / PSE-EE
Eneko Andueza, líder del PSE-EE en el País Vasco. / PSE-EE
El preacuerdo incluye un compromiso para un nuevo pacto estatutario que promueva el autogobierno y contribuya al progreso de Euskadi
El PNV y el PSE-EE renuevan la coalición para gobernar en el País Vasco

El Partido Nacionalista Vasco (PNV) y el Partido Socialista de Euskadi-Euskadiko Ezkerra (PSE-EE) han acordado renovar su coalición de gobierno en el País Vasco. Este lunes, ambas formaciones han cerrado un preacuerdo para la próxima legislatura, que permitirá la investidura del nacionalista Imanol Pradales como lehendakari el próximo 20 de junio. Gracias a la mayoría absoluta que suman ambos partidos, Pradales se asegurará el cargo.

Este pacto marca el tercer acuerdo entre el PNV y el PSE-EE desde 2016. Se centra en compromisos programáticos y pospone el reparto de carteras ministeriales del futuro Ejecutivo autónomo para los próximos días. El documento, titulado "Bases para avanzar en bienestar, progreso, autogobierno y la transformación de una Euskadi global", detalla los principales ejes de actuación del gobierno conjunto para los próximos años.

El preacuerdo incluye un compromiso para un nuevo pacto estatutario que promueva el autogobierno y contribuya al progreso de Euskadi. Los objetivos incluyen el cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika y la creación de bases para un nuevo pacto estatutario a través del consenso político en el Parlamento Vasco. Este enfoque ya estaba presente en un acuerdo firmado a finales de 2022 entre PNV y PSOE para apoyar la investidura de Pedro Sánchez.

Entre las prioridades del nuevo Gobierno vasco se encuentran políticas sociales, crecimiento económico, transformación energética y políticas de convivencia, memoria y derechos humanos. También se destaca el impulso del autogobierno como un eje central de su gestión.

Negociaciones y peso político

El anuncio del acuerdo se produce un día después de las elecciones europeas, en las que el PNV perdió respaldo electoral, quedando como tercera fuerza política en el País Vasco, detrás de los socialistas y de EH Bildu, que fue la coalición más votada en la región. Los resultados de las elecciones vascas del pasado 21 de abril habían dejado al PNV y a Bildu empatados con 27 escaños, aunque el PNV perdió cuatro escaños respecto a 2020, y el PSE-EE aumentó de 10 a 12 parlamentarios.

Desde los comicios vascos, el PNV y el PSE-EE se pusieron a trabajar para reeditar su coalición. En las negociaciones, los socialistas buscan ganar más peso en el próximo consejo de gobierno, que actualmente cuenta con ocho representantes nacionalistas y tres socialistas, además del lehendakari Iñigo Urkullu.

En los próximos días se espera que ambos partidos concreten el reparto de las carteras del futuro Ejecutivo autónomo. Con la investidura de Imanol Pradales como lehendakari y el nuevo acuerdo de coalición, el PNV y el PSE-EE se preparan para una nueva etapa de Gobierno en el País Vasco, centrada en el bienestar, el progreso y el fortalecimiento del autogobierno. @mundiario

Comentarios