El PNV gana en votos, pero ve amenazada su hegemonía en el País Vasco

Imanol Pradales, ganador de las elecciones vascas. / EAJ-PNV
Imanol Pradales, ganador de las elecciones vascas. / EAJ-PNV
Imanol Pradales consigue mantener el liderazgo de los nacionalistas vascos pese al relevo generacional, aunque la izquierda abertzale logra por primera vez el mismo número de escaños.
El PNV gana en votos, pero ve amenazada su hegemonía en el País Vasco

La tradicional hegemonía del Partido Nacionalista Vasco (PNV) en Euskadi ha experimentado un desafío significativo en estas elecciones, que se mantuvieron reñidas hasta el final del recuento. A pesar de imponerse en votos con 368.075 papeletas (el 35,2 %), los jeltzales han empatado en escaños, 27, con EH Bildu, consolidando así a esta última como un rival directo que mira de ‘tú a tú’ a los representantes del PNV. Sin embargo, el candidato del PNV, Imanol Pradales, tiene la posibilidad previsible de convertirse en el nuevo lehendakari si reedita la coalición con el PSE.

Aunque el PNV experimentó un retroceso con cuatro escaños menos que en 2020, puede afirmar que ganó las elecciones en términos de votos, con casi tres puntos porcentuales y aproximadamente 28.000 votos más que la candidatura de Pello Otxandiano (que alcanzó el 32,5 % de las papeletas). Sin embargo, es innegable que el partido de Arnaldo Otegi ha arrebatado un importante peso a los nacionalistas vascos, consolidándose como la segunda fuerza con seis diputados más.

A pesar del avance de EH Bildu, parece poco probable que el PNV tenga dificultades para gobernar, ya que sus escaños combinados con los 12 del PSE-EE de Eneko Andueza suman 39 escaños, uno más que la mayoría absoluta.

Al concluir el recuento de votos, tanto el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, como el candidato nacionalista a lehendakari, Imanol Pradales, se dirigieron a la prensa en medio de aplausos celebrando la victoria en votos. Pradales prometió “dar todo por Euskadi” y aseguró que “hoy hemos ganado las elecciones”, enfatizando el “triunfo democrático” y la “fuerza ciudadana”.

Pradales resaltó que las elecciones han demostrado la pluralidad del pueblo vasco y la importancia de respetar esa realidad. El ganador de este domingo afirmó que este resultado otorga a su partido la llave del futuro de la sociedad vasca y se comprometió a trabajar con responsabilidad y determinación para fortalecer la convivencia.

Por su parte, Ortuzar señaló que el mensaje de la ciudadanía es “claro” en cuanto a avanzar hacia un futuro que mejore el bienestar con servicios públicos sólidos y un autogobierno robusto. El presidente del PNV aseguró que no defraudarán la confianza depositada y trabajarán para todos, fortaleciendo la convivencia.

El PNV pierde peso en las tres provincias

Aunque el PNV resultó ser la fuerza más votada a nivel regional, ha perdido escaños en las tres provincias vascas. Solo logró ser la primera fuerza en Bizkaia, su principal bastión, con 11 escaños y el 39,57% de los votos, seguido por EH Bildu. Sin embargo, perdió un diputado en esta provincia respecto a 2020. En cambio, los jeltzales quedaron en segundo lugar en Álava y Gipuzkoa, por detrás de los abertzales.

En Álava, el PNV fue desbancado por primera vez por EH Bildu y se quedó con siete escaños, dos menos que en las elecciones anteriores. En Gipuzkoa, los jelztales obtuvieron nueve diputados, uno menos que en los comicios anteriores.

Estos resultados confirman la tendencia observada en las últimas elecciones municipales y generales de 2023, donde el PNV ha perdido terreno frente al crecimiento de su rival directo, EH Bildu. La caída en el número de escaños evidencia un cambio significativo en el panorama político vasco, con una competencia más equilibrada entre los principales partidos regionales. @mundiario

Comentarios