Buscar

MUNDIARIO

"¿Hasta qué punto es importante obedecer siempre las leyes y las normas?"

En pleno órdago independentista, el Govern prepara una encuesta en la que preguntará a los catalanes: “¿Hasta qué punto es importante obedecer siempre las leyes y las normas?”. También les interrogará sobre si están dispuestos a alistarse en el ejército en caso de necesidad.

"¿Hasta qué punto es importante obedecer siempre las leyes y las normas?"
Palau de la Generalitat de Catalunya.
Palau de la Generalitat de Catalunya.

Mapi Egea

Periodista.

En el momento clave del proceso soberanista catalán, cuando los independentistas tratan de promover la necesidad de saltarse las leyes si resultase necesario en su objetivo secesionista, hemos conocido que el Centro de Estudios de Opinión, el órgano de la Generalitat encargado de hacer las encuestas de opinión, prepara un sondeo en el que preguntarán a los catalanes “hasta qué punto es importante obedecer siempre las leyes y las normas” y “si están dispuestos a alistarse en el ejército en caso de necesidad”. Así figura en el contrato que el CEO ha puesto en licitación y que tiene un valor de 56.785,30 euros para la compañía que finalmente se adjudique el contrato.

El Govern quiere saber si para "ser un buen ciudadano" se debe acatar la legislación vigente, estar dispuesto a servir al ejército e incluso si es importante intentar entender las ideas de la gente con opiniones diferentes a las suyas. Otras cuestiones se refieren a si se debe votar siempre en unas elecciones o si es importante no evadir impuestos, entre otras formulaciones.

Según figura en el contrato, el universo de la encuesta ha de ser de 1.900 personas, de las cuales 1.100 serán jóvenes de entre 16 y 29 años y el resto, 800 personas, mayores de 30 años. El Centro de Estudios de Opinión destaca que no es la primera vez que se pregunta sobre el cumplimiento de las leyes y sobre el ejército y recuerdan que la misma pregunta ya figuraba en un sondeo que el CEO realizó en 2011.

El debate sobre el cumplimiento de las leyes volvió con fuerza la semana pasada cuando el diputado de Junts pel sí en el Parlamento, Lluis Llach, aseguró que el Govern “sancionaría” a los funcionarios que se nieguen a aplicar las leyes de desconexión. Los independentistas consideran de obligado cumplimiento estas leyes cuando el Parlament las apruebe eventualmente, mientras que los no independentistas no lo ven así si estas normas son manifiestamente inconstitucionales.

La pregunta que no aparece en el cuestionario es si es necesario consultar a los catalanes sobre la obligatoriedad de cumplir las leyes, o con qué objeto pregunta el Govern por semejante obviedad. Si, como parece, la Generalitat quiere cubrirse ante una eventual desobediencia a las leyes constitucionales, resulta delirante que sea un diputado del partido que apoya al Govern -Junts pel sí- el que amenace a sus funcionarios con sancionarles si no acatan las leyes de desconexión que pergeñan y que, sin duda, serán inconstitucionales. @EgeaPilar