El periodista mexicano Daniel Lizárraga es expulsado de El Salvador

Nayib Bukele, presidente de El Salvador. / Twitter.com @nayibbukele
Nayib Bukele, presidente de El Salvador. / Twitter.com @nayibbukele
Lizárraga ha ejercido el periodismo desde 1993, sin embargo lo extraditan porque no han podido comprobar que ejerce como periodista.
El periodista mexicano Daniel Lizárraga es expulsado de El Salvador

Daniel Lizárraga, quien es editor de El Faro, un medio digital de origen mexicano, está siendo objeto de una medida tomada por el gobierno de El Salvador, encabezado por Nayib Bukele,  bajo el argumento de no haberse podido comprobar que se dedica a ejercer como periodista. Lizárraga ha llegado a El Salvador desde hace caso 90 días y tendrá que marcharse pese a haber dicho que está siendo objeto de una persecución por parte de autoridades gubernamentales de su natal México como producto de haber ejercito el periodismo de manera independiente.

Más de 25 años de ejercicio profesional

Daniel Lizárraga se ha dedicado al ejercicio de reportero desde el año 1993, actualmente además de ser editor del diario El Faro, es coautor de una investigación denominado “La Casa Blanca de Enrique Peña Nieto”, una investigación que cuando se divulgó en México, generó numerosas y sentidas fricciones dentro y fuera de las organizaciones con fines políticos.

El argumento que se ha esgrimido, desde instancias gubernamentales salvadoreñas parte de la consideración según la cual era preciso retirar a Lizárraga el permiso que tenía, para permanecer hasta 90 días en El Salvador, pese a que Lizárraga se hallaba en el desarrollo de gestiones para que su residencia, en El Salvador, fuese regularizada y con ello, pudiera seguir trabajando como editor de El Faro. Lizárraga sigue siendo, de este modo, objeto de “acoso sistemático que El Faro y periodistas y medios independientes enfrentan en El Salvador, desde la llegada de Nayib Bukele a la presidencia”, tal como se reseña en El Faro.

Acoso, amenazas y hostigamiento

A los directivos de El Faro se les ha acusado, desde el año pasado en El Salvador, de haber lavado dinero y haber evadido impuestos, investigación que ha llevado adelante el Ministerio de Hacienda de dicho país centroamericano y es parte de las medidas que se han tomado contra medios de comunicación que son independientes.

De acuerdo con lo que señala Carlos Dada, fundador del diario El Faro, en declaraciones emitidas al diario El País, estas medidas las enmarcan “como un paso más en toda esta serie de acosos, hostigamientos, amenazas y seguimientos que el gobierno de Nayib Bukele lleva perpetrando contra nosotros desde hace más de un año, y que hemos denunciado oportunamente ante todas las instancias competentes”.

Todas las personas que son parte del medio El Faro ha recibido una medida cautelar, desde el pasado mes de febrero, por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) con el fin de evitar que sean afectados en la violación de sus derechos como periodistas, de ahí que a partir de la medida que ha sido tomada, la CIDH haya decidido abrir una investigación contra el gobierno de El Salvador y determinar, de ese modo, si estas medidas pueden ser catalogadas como amenazas u hostigamientos por medio de las cuales se dificulta el desarrollo de las actividades periodísticas.

La denuncia viene dada, entre otras razones, porque periodistas de El Faro han señalado que el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, los ha desprestigiado e incluso, que los ha difamado a través de sus ruedas de prensa y de su cuenta en la red social Twitter. Junto con ellos, los integrantes del medio de comunicación Factum. Esta medida puede sumarse a las ya mencionadas por la Organización No Gubernamental (ONG) Human Rights Watch, de acuerdo con cuyos informes, el presidente de El Salvador ha cometido numerosas acciones que pueden ser catalogadas como medidas autoritarias. @mundiario

El periodista mexicano Daniel Lizárraga es expulsado de El Salvador
Comentarios