Buscar

MUNDIARIO

La patronal catalana ataca al Govern por no hacer nada contra la violencia

Foment del Traball criticó con vehemencia a Quim Torra. Pere Aragonès pasó de defenderlo y apenas hizo alusión a las protestas violentas de las últimas semanas.
La patronal catalana ataca al Govern por no hacer nada contra la violencia
Josep Sánchez Llibre, jefe de la patronal catalana. / Twitter
Josep Sánchez Llibre, jefe de la patronal catalana. / Twitter

Foment del Treball criticó fuertemente a Quim Torra por su postura ante los eventos violentos de las últimas semanas en Cataluña. Mediante su presidente, Josep Sánchez Llibre, la patronal catalana se mostró en desacuerdo con la postura del president, quien no ha condenado el proceder de los manifestantes desde que se conociera la sentencia del procés hace más de un mes. "No condenar la barbarie y no evitarla es una grave irresponsabilidad del Govern", dijo para luego recordar que defender el derecho de reunión y manifestación "no ampara provocar la barbarie".

Pese a la vehemencia de su tono, Torra no se dio por aludido. Pese a que originalmente tenía pensado ir al acto convocado por la patronal por la catalana a fin de entregar los premios Carles Ferrer Salat, el jefe del Govern se ausentó de la ceremonia y justificó su ausencia en un supuesto error protocolario. Responsabilizó al Gobierno central de forzar a la patronal a que Nadia Calviño, ministra de Economía en funciones, pasara por delante suya, y darle así el turno de cierre de los discursos políticos, de acuerdo a lo dicho desde su gabinete.

En lugar de Torra entonces se presentó su vicepresidente económico, Pere Aragonès. De igual forma acudieron otros tres consejeros de la Generalitat, quienes oyeron en primera persona las criticas de Llibre. En un inesperado giro, Aragonès negó la posibilidad de evitar un acto como este, y pidió recuperar la llamada declaración de Pedralbes hecha hace un año entre Madrid y Barcelona, aunque fue olvidada posteriormente.

Pese a que Aragonès reconoció que la situación actual supera en complejidad a la vivida hace un año, pasó de cualquier referencia a las manifestaciones convocadas desde hace un mes en la comunidad, uno de los principales epicentros del discurso del presidente de Fomento. Sánchez Llibre incluso se preguntó de forma retórica por la "responsabilidad" que todo el mundo ha tenido en estas protestas que están arrastrando consecuencias para la economía y el prestigio de Cataluña. "Querer perjudicar la economía, como afirman los protagonistas de esta barbarie, necesita de una respuesta rápida y eficiente de las autoridades”, manifestó a raíz de lo que denominó como "actos violentos y coacciones".

Desde la patronal se sostiene que todavía se cuenta con tiempo para resolver el conflicto político que sacude a Cataluña, cuya resolución se supedita a "la negociación, la transacción y el acuerdo", según su presidente.

Pero Sánchez Llibre tuvo balas también para el Ejecutivo central por su incapacidad de llegar a un acuerdo con el catalán, al que le cayó un par de balas perdidas. "Ha pasado un año y no hemos avanzado nada. La política continúa estancada en ella misma sin poner luces largas y atender al interés general", protestó.

No obstante, sí que tuvo palabras de felicitación para el PSOE y Unidas Podemos por su preacuerdo para la formación de un Gobierno de coalición tras los comicios del último 10 de noviembre.

Por último, pidió estabilidad, moderación y hasta rigor a sus responsables y, especialmente, un programa de Gobierno en el que queden bien fijadas sus intenciones. Avisó también de una posibilidad que molesta a la patronal: el alza a los impuestos que impulsa la izquierda. "Más presión fiscal sería un error y un freno al progreso", avisó y en simultáneo demandó que no estuvieran poniendo freno a las reformas iniciadas, como la laboral, por ejemplo. @mundiario