Buscar

MUNDIARIO

Los partidos independentistas rompen sintonías en la sesión de investidura

ERC deja abierta la opción de abstenerse este jueves mientras Junts per Catalunya asegura tener "155 razones" para vetar a Sánchez.
Los partidos independentistas rompen sintonías en la sesión de investidura
Gabriel Rufián, líder de ERC. / Twitter
Gabriel Rufián, líder de ERC. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

Pedro Sánchez advirtió a los independentistas catalanes que no le temblará el pulso de volver a aplicar el artículo 155 en la comunidad. El presidente de Gobierno advirtió de que su Ejecutivo "defenderá el orden constitucional, la integridad territorial y la soberanía nacional” en su respuesta a la intervención previa de Gabriel Rufián. "Ustedes quisieron quebrar el Estado; utilizaron las instituciones que son de todos los catalanes", reforzó con cita directa al Tribunal Constitucional. Sánchez también recordó al jefe de ERC que no es posible crear una república con el 50% en contra, y resaltó que aplicar el dichoso artículo constitucional es la única salida que le dejarán los separatistas si vuelven a las andadas.

El guante fue tomado por Quim Torra, el díscolo presidente de la Generalitat. Desde Twitter, Torra amenazó con volver a iniciar un proyecto secesionista. "Por alusiones: lo volveremos a hacer", escribió en la plataforma.

Luego, llegó el turno de Rufián desde el hemiciclo. "Estamos condenados a entendernos", proclamó. El líder de Esquerra Republicana también dijo que condiciona el voto positivo a la investidura a un acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos. El martes, su voto y los de sus chicos fueron no. Un tanto más directo fue Junts per Catalunya, que no tuvo titubeos en decir que seguirán votando no porque tienen "155 razones" para ello, según explico Laura Borràs, su portavoz.

Pese a que Sánchez no ha hecho ninguna diferencia a las respuestas de ambas agrupaciones separatistas, lo cierto es que sí han habido algunas diferencias entre ambas. Mientras ERC mantiene la opción de facilitar el ascenso del jefe socialista, los de Borràs no lo tienen ni siquiera para meditar. Rufián echó un poco de leña al fuego con su intervención y al presidente en funciones no le quedó más que entrar al incendio. El diputado catalán preguntó a Sánchez, con tono de ironía, "¿por qué es mejor una abstención del PP y Ciudadanos a que el señor Iglesias se siente en un ministerio? Señor Iglesias, ¿por qué es mejor darle una oportunidad a los trillizos (una alusión a Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal) a que se siente usted en un ministerio?", dijo. La mejor opción, prosiguió, es llegar a un entendimiento y evitar que sea la derecha la que forme Gobierno.

Pero al presidente no le hace ninguna gracia que los partidos independentistas se pronuncien a nombre de toda la autonomía, y su idea es empezar a hablar entre estas agrupaciones y que reconozcan la legitimidad de los demás. Mientras, la esquerra tiene ganas de hablar de políticas sociales y económicas, pero eso no quiere decir que no busquen una solución para Cataluña. Rufián ha tildado de "irresponsable" el bloqueo a España y el "no a todo", dejando un guiño a los socialistas.

Eso sí, pese a su buena voluntad Rufián tampoco ha dejado pasar la oportunidad para recordarse de los presos catalanes que pertenecen a su agrupación. "Hay que formar mesas de diálogo, que nadie pida al otro que deje de ser quien es, ni a Casado ni a Rivera, pero nadie me puede decir que no sea nacionalista y republicano", explicó. Sánchez replicó que en primer lugar deben llegar a un entendimiento con todos los catalanes y que luego formen una mesa de partidos de la comunidad. "Tienen que entenderse con el PP aunque sea marginal en Cataluña y con Ciudadanos, que está en retroceso", dijo.

El líder de esquerra replicó directamente al pedir una mesa similar de partidos en la capital. "No somos unilaterales; unilaterales fueron las hostias que se dio a la gente el 1 de octubre", reprochó. "Para tender la mano a alguien debe haber ese alguien y algo que votar. Tiene 48 horas", advirtió. De igual forma, solicitó la formación de una comisión de investigación sobre los atentados en Barcelona del 17 de agosto de 2017.

Quien abordó con toda la gana la crisis en Cataluña fue Borràs. Eso sí, a Sánchez tampoco le ha molestado abordarla y decirle que si los catalanes vuelven a las andadas, él aplicará de nuevo el artículo 155. Borràs le acusó a él y a su Gobierno de precipitar la represión, por lo que no ve ningún motivo para auparlo a La Moncloa. No se inmutó en responder a la propuesta de Sánchez de reconocer a los demás partidos. @mundiario