Buscar

MUNDIARIO

¿Hay partidos en España que buscan votos volviendo al pasado más oscuro?

Partidos populistas buscan votos con la posverdad pensando que todo vale si sus escaños son necesarios para gobernar en España o Europa como le sucede al PSOE con Podemos.

¿Hay partidos en España que buscan votos volviendo al pasado más oscuro?
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. / Archivo
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. / Archivo

Firma

Raúl Saavedra

Raúl Saavedra

El autor, RAÚL SAAVEDRA, es colaborador de MUNDIARIO. Es ingeniero industrial por la ETSIIM. @mundiario

La crisis de 1929 encontró al mundo dividido entre el comunismo de Rusia y el capitalismo del resto de países. En 1939 la crisis ya estaba en vías de solución y no había paro ni en la Alemania de Hitler pero el capitalismo se había radicalizado y dividido entre fascistas, nazis y socialistas marxistas aunque democráticos. Aquello terminó en una Guerra Mundial y de ahí surgió el progreso. La crisis de 2008 cogió al comunismo derrotado por su propia incapacidad de crear riqueza y bienestar aún asesinando 20 millones de supuestos disidentes en la URSS o 40 en China. Desapareció por su propia incapacidad para solucionar sus contradicciones, pero la izquierda actual se ha dividido entre socialistas y populistas, un grupo que creó Podemos aunque de sus fundadores ya solo resiste Pablo Iglesias, un genio de la posverdad.

La posverdad es una mentira emotiva que busca lograr una distorsión de la realidad para crear votantes. Iglesias maneja bien esto y cambia de discurso tan rápido como lo hacen los descontentos de los que se alimenta su partido. Nadie se adecúa tan rápidamente a los cambios emocionales de sus seguidores. Primero gritaba "soy comunista", luego inventó el chavismo, más adelante despreció al que se trasladaba de barrio, y ahora se supera a si mismo con las más extravagantes afirmaciones. Parece ser, según sus afirmaciones más recientes, que las monarquías no son democracias, lo que deja fuera nada menos que a Inglaterra, Holanda, Dinamarca, Suecia, Noruega o Bélgica,  países que disfrutan de las mayores libertades individuales y logros sociales. La última es de ayer cuando Pablo Iglesias  afirmaba que los países que aceptan donaciones no son democracias dignas, lo que deja fuera de esta categoría a todos los países del mundo menos Corea del Norte porque hasta Cuba acepta las donaciones de Rusia o el petroleo de Venezuela. El rechazo a las donaciones  identificándolas como evasión impuestos de Amancio Ortega, Bezos, Gate o Zuckerberg, por ejemplo, podría ser ignorancia pero es simplemente posverdad, una forma de obtener algunos escaños.

La posverdad es una mentira emotiva que busca lograr una distorsión de la realidad para crear votantes. Iglesias maneja bien esto y cambia de discurso tan rápido como lo hacen los descontentos de los que se alimenta su partido.

Con todo no tendría mayor importancia que un porcentaje de gente resentida por algo o bien atraída por valores personales de líderes como Carmena o Colau, voten a Podemos. Son dos o tres millones de personas  que no tendrían mayor trascendencias  si no fuese porque muchos votantes del PSOE no se dan cuenta de que sus votos pueden llevar a Iglesias a ser Vicepresidente, controlar el CNI o TVE, y a Echenique a ser ministro de interior o exteriores ¿Es eso lo que quieren?

Es posible que no crean a Sánchez capaz de ser antisistema, anti EU, o anticonstitucional, aunque eso le costase el poder, y es posible que estén en lo cierto porque así lo declara desde que anda medio enfadado con ERC por el rechazo a Iceta para presidir el Senado. La cuestión sería saber si ese incremento de votantes que llegan al PSOE apoyan también que Podemos decida en cierta manera el Gobierno de España. Según las encuestas no es así y hay una mayoría que prefiere a Ciudadanos pero Ciudadanos ha perdido completamente la confianza en Sánchez y el sanchismo. Albert Rivera dejó muy claro que no pactará con Sánchez ni con Vox, ni con Podemos lo que quizás le impida gobernar en España pero le dé muchos gobiernos locales por su coherencia. 

El caso es que el pueblo soberano no sabe qué uso van a dar los partidos a sus votos porque los pactos darán lugar a nuevos programas que nadie ha votado ni votará porque aquí no hay segunda vuelta como tampoco hay un sistema electoral sensato para cada Cámara. Pase lo que pase el mérito o la culpa será siempre de los votantes, del pueblo, del conocimiento o de la ignorancia. Nos consuela que los cambios siempre llegan como llegó en Andalucía y entonces aparecen todos los apaños que se realizaban, las listas de espera reales, los chiringuitos, el dinero sin gastar y el malgastado, pero ni aún así, ni cumpliendo los 21 puntos prometidos para los primeros 100 días, se logra cambiar esa tendencia de las encuestas que pronostican ese conocimiento espectacular del PSOE. No hay nada en contra pero sería interesante saber porqué. Ciudadanos lleva 5 elecciones subiendo pero ¿Por qué se niega la confianza a Casado, al PP, y se la trasladan a Vox?

Hay otra realidad que no se oculta a nadie. Todos bajan con las excepciones mencionadas porque los independentistas siguen subiendo y probablemente seguirán porque el adoctrinamiento ha calado fuerte y se tolera que continúe. Si se tardó 25 años en que calaran las mentiras y engaños contadas ¿cuantos costará que se crean la verdad? ¿Será el PSOE quien se la cuente? @RaulSaavedraLo1