El papel de Abel Caballero, como cuarto rey mago en Vigo, suscita críticas y burlas

Alcalde de Vigo [640x480]
El alcalde de Vigo saludando al público.

Abucheado al final de su recorrido triunfal precediendo a los Reyes Magos en la cabalgata de Vigo e imitando su papel, los vigueses se preguntan ahora si también encabezará la Procesión del Cristo y el desfile de las comparsas de Carnaval.

El papel de Abel Caballero, como cuarto rey mago en Vigo, suscita críticas y burlas

Mientras el mundo entero se asombra y un vídeo que recoge el episodio se convierte en un fenómeno en las redes sociales, los niños de Vigo se siguen preguntando quién era aquel señor que precedía a las carrozas de los Reyes Magos en la cabalgata de Vigo y repartía saludos y sonrisas como si fuera un de los personajes del evento. Y como todos los reyes, le acompañaban sus pajes; es decir, los miembros de su corporación a modo de edecanes. Rápidamente, en las redes sociales se comenta esta ocurrencia del alcalde y los vigueses proponen que también encabece la popular procesión del Cristo, en agosto, acompañado de sus ediles vestidos de nazarenos, y las comparsas de Carnaval disfrazados de dinosaurios, tan del gusto del alcalde, presentes en diversas formas en la pasada cabalgata.

Lo cierto es que nunca se ha visto nada parecido en parte alguna, al menos que se tenga noticia. El papel de los alcaldes es recibir a los Reyes Magos en el lugar adecuado y hacerles entrega simbólica de las llaves de la ciudad o el pueblo, o algo parecido. Pero no precederlos o asumir su propio papel.

Como destacan los medios que la política publicitaria de Caballero no ha logrado silenciar, “en Vigo, la cabalgata de los Reyes Magos tuvo un cuarto protagonista de excepción. La presencia del regidor en medio de la comitiva de las carrozas ha pasado de la sorpresa a las críticas por parte de la oposición”.

El paseo del alcalde precediendo a los Reyes, intentando comunicar con el público situado en las aceras resulta en sí mismo ridículo, sobre todo, porque los niños, salvo excepciones, no le prestan gran atención, como es lógico, esperando a los reyes. Por otro lado, su personal manía de introducir a los dinosaurios de su gusto en la propia cabalgata constituye otro fenómeno sorprendente, dado el interés de Caballero de hacer de estos seres prehistóricos elementos característicos del amueblamiento urbano.

Al margen de lo que pueda pensar la oposición o los discrepantes de Abel Caballero, el espectáculo que dio fue ridículo y populista, al aprovechar la presencia de las gentes en la calle para pasearse como en un desfile triunfal como cuando los emperadores romanos volvían victoriosos a Roma.

cabalgata-reyes-vigo-2017-23_g [640x480]

Recepción a los Magos en  Vigo.

Llama la atención que un hombre que se supone inteligente actúe de modo tan simple y que no dude en aprovechar una fiesta popular por excelencia para manipularla. No en vano el humorismo vigués espera que en agosto también abra la procesión del Cristo, el evento más importante desde el punto de vista de gentes en las calles en la ciudad.

Su presencia en las calle, que ralentizó la marcha de las carrozas, al tener que adaptarse a su paso, le costó escuchar abundantes abucheos en la parte final de su desfile, prueba del desagrado que provocó su presencia desde García Barbón a la Puerta del Sol.

El papel de Abel Caballero, como cuarto rey mago en Vigo, suscita críticas y burlas
Comentarios