El Papa pide paz ante los conflictos del mundo y la liberación de rehenes

Papa-Francisco/.RRSS
Papa Francisco. / RR SS

Francisco recordó que hoy los católicos celebran el nacimiento del “Príncipe de la paz” e invocó “el don de la paz para todo el mundo”. 

El Papa pide paz ante los conflictos del mundo y la liberación de rehenes

Este domingo durante el rezo del Angelus, el Papa Francisco, invocó la paz ante todos los conflictos mundiales, al tiempo que pidió liberación para los rehenes.

“En la espera orante del nacimiento del Príncipe de la Paz, invoquemos el don de la paz para todo el mundo, especialmente para las poblaciones que más sufren a causa de los conflictos actuales”, dijo desde la ventana del Palacio Apostólico.

“Renuevo en particular mi llamado para que, con ocasión de la Santa Navidad, las personas secuestradas –sacerdotes, religiosos y religiosos y fieles laicos– sean liberadas y puedan regresar a sus casas”, señaló el Pontifice.

Francisco recordó que hoy los católicos celebran el nacimiento del “Príncipe de la paz” e invocó “el don de la paz para todo el mundo”. 

El Papa de manera especial envió un mensaje para “asegurar mi oración a la población de la isla de Mindanao, en Filipinas, golpeada por una tempestad que ha causado numerosas víctimas y daños. Que Dios misericordioso acoja las almas de los difuntos y consuele a cuantos sufren por esa calamidad”. 

A los fieles católicos instó  a que, en estas horas que preceden la Navidad, se detengan en silencio en oración delante del Nacimiento para “adorar en el corazón del misterio la verdadera Navidad, la de Jesús que se acerca a nosotros con amor, humildad y ternura”.

Igualmente en la noche de Navidad, como es tradicional el Papa Francisco presidirá en la basílica de San Pedro la misa del Gallo, la quinta de su pontificado.

Francisco también reflexionó sobre el Evangelio de la Anunciación antes del rezo del Ángelus y ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro.

“Es una gran revelación que abre perspectivas inaudita. El niño que nacerá de esta humilde joven de Nazaret será llamado Hijo del Altísimo: no es posible concebir una dignidad más alta que esta”, indicó ante la multitud que siempre le acompaña.

La respuesta de María,  “es una frase breve, que no habla de gloria o de privilegio, sino solo de disponibilidad y de servicio”. “María no se exalta frente a la perspectiva de convertirse en la madre del Mesías, sino que permanece modesta y expresa la propia adhesión al proyecto del Señor”.

En su opinión, “este contraste es significativo” porque “nos hace entender que María es verdaderamente humilde y no busca mostrarse. Reconoce ser pequeña ante Dios y está contenta de ser así”, destacó también la agencia católica de prensa ACI.

El Papa pide paz ante los conflictos del mundo y la liberación de rehenes
Comentarios