Las palabras de Cañete hacia Valenciano encierran un machismo sin límites

Mariano Rajoy y Arias Cañete. / Mundiario
Mariano Rajoy y Arias Cañete. / Mundiario

Sus lamentables declaraciones, afirmando que para no parecer machista fue benévolo con Valenciano, son indignas hacia todas las mujeres. Solo pueden venir de un hombre del pasado.

Las palabras de Cañete hacia Valenciano encierran un machismo sin límites

Las palabras de Cañete encierran un machismo sin límites.

Las lamentables declaraciones de Arias Cañete, afirmando que para no parecer "machista" fue benévolo con Valenciano, son palabras indignas hacia todas las mujeres, que sólo pueden venir de un hombre del pasado.

El jueves por noche, estuve viendo el debate entre Valenciano y Arias Cañete, y sin entrar a valorar quien lo haya ganado o no, sobran los comentarios del exministro como que "si haces un abuso de superioridad intelectual parece que eres un machista y estás acorralando a una mujer indefensa". 

Son declaraciones que parecen surgir de la idea de quien no sabiendo perder se considera perdedor,  y debe justificarse urdiendo una disculpa para no parecerlo.

Pero detrás de esto hay más: se encierra un machismo sin límites, en el que las mujeres independientemente de nuestras ideologías políticas, no debemos dejarnos atrapar, ya que si lo hacemos entraremos en una espiral en la que perderemos nuestras aspiraciones, como mujeres, a una vida digna.

Es casualidad que estos días leo el libro titulado "Mujeres que corren con los lobos", de Clarisa Pinkola Estés, que me recomendó una de las profesoras de mi hija más pequeña. Este libro, en uno de sus primeros capítulos, habla de un cuento clásico, en el que se aísla a la mujer de su naturaleza, dejándola "insensibilizada y sin fuerzas para mejorar su vida" con sus "ideas y sueños tirados a sus pies y privados de aliento".

El señor Cañete debe rectificar sus declaraciones, mientras no lo haga, las mujeres seguiremos corriendo con lobos. @anaprietonieto

Las palabras de Cañete hacia Valenciano encierran un machismo sin límites
Comentarios