El paisaje político de Francia ya no es bipartidista, sino tripolar

François Hollande, presidente de Francia.
François Hollande, presidente de Francia.

La fractura interna y el coste de la crisis le pasan factura a los socialistas, ante una creciente derechización de la sociedad francesa, que sigue bajo la amenaza de la extrema derecha.

El paisaje político de Francia ya no es bipartidista, sino tripolar

La fractura interna y el coste de la crisis le pasan factura a los socialistas, ante una creciente derechización de la sociedad francesa, que sigue bajo la amenaza de la extrema derecha.

La sociedad francesa se derechiza a gran velocidad y el paisaje político de Francia ya no es bipartidista, sino tripolar. A los socialistas de François Hollande, en el Gobierno, y al centro derecha de Nicolas Sarkozy, en la Oposición, se suma ahora el Frente Nacional, que ya tiene capacidad para estar en primera línea de las elecciones, con al menos el 20% de los votos.

El ultraderechista Frente Nacional se consolida, de hecho, con el 22,3% de apoyos como una formación capaz de estar en primera línea en todas las elecciones del país, constata el analista político Carlos Yárnoz Garayoa.

Los resultados saltan a la vista. La UMP, el partido de Nicolas Sarkozy, y sus aliados centristas revalidaron este domingo su triunfo en la segunda vuelta de las elecciones departamentales al conseguir el 45,2% de los votos, según los datos oficiales con el 99% de las circunscripciones escrutadas.

El gubernamental Partido Socialista, y la izquierda en general, es el gran derrotado en estos comicios, con el 31,9% de sufragios. El partido del presidente Hollande pierde la mitad de sus gobiernos departamentales.

 

 

El paisaje político de Francia ya no es bipartidista, sino tripolar
Comentarios