El pacto migratorio en riesgo después de que Túnez bloqueara otra visita europea

Ursula von der Leyen, Mark Rutte, Giorgia Meloni y Said Kais en Túnez. / @vonderleyen
Ursula von der Leyen, Mark Rutte, Giorgia Meloni y Said Kais en Túnez. / @vonderleyen
El acuerdo implica casi 1.000 millones de euros en financiamiento, condicionados a la aprobación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y fondos para el control de las fronteras.
El pacto migratorio en riesgo después de que Túnez bloqueara otra visita europea

En medio de crecientes tensiones, el presidente tunecino, Kais Said, ha denegado la entrada a una delegación de la Comisión Europea que tenía previsto visitar Túnez para discutir la implementación del acuerdo migratorio con la Unión Europea (UE). Este acuerdo busca proporcionar asistencia financiera europea a Túnez a cambio de ayuda en el control de las fronteras y la gestión de los flujos migratorios.

El acuerdo implica casi 1.000 millones de euros en financiamiento, condicionados a la aprobación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y fondos para el control de las fronteras. A cambio, Túnez debe abordar los flujos migratorios y bloquear las salidas de migrantes hacia la UE. Sin embargo, el acuerdo ha enfrentado críticas debido a denuncias de violaciones de derechos humanos en Túnez y a la forma en que se firmó sin el acuerdo previo de los Estados miembros de la UE.

Esta no es la primera vez que Túnez bloquea la visita de representantes europeos, ya que hace 10 días se impidió la visita de una delegación del Parlamento Europeo. Estas acciones, junto con la situación en la isla italiana de Lampedusa, donde miles de migrantes esperan en condiciones precarias después de llegar desde Túnez, han intensificado las críticas al acuerdo.

El acuerdo entre Túnez y la UE es considerado un modelo para tratar con otros países de origen y tránsito de migrantes. Bruselas ha comenzado a explorar acuerdos similares con Egipto y Marruecos. Sin embargo, estas tensiones en el seno de la UE sobre cómo abordar la inmigración han llevado a la demora del esperado pacto migratorio comunitario. Pero Túnez es un socio estratégico clave, ya ha superado a Libia como el principal puerto de ida de la migración subsahariana.

Veto de Túnez al Parlamento Europeo

El presidente tunecino, Kais Said, en un intento de obtener mayores compensaciones para su país como muro de contención contra la migración irregular africana hacia Europa, ha denegado la visita de la delegación de la UE. Esto se produce en medio de la presión ejercida por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en el Mediterráneo oriental.

El veto de Said a la Comisión Europea pone en duda la viabilidad del acuerdo migratorio entre Túnez y la UE, a pesar de que Bruselas anunció recientemente un desembolso de fondos de apoyo. La UE busca coordinar con las autoridades tunecinas para encontrar el mejor momento para avanzar en el acuerdo.

Este acuerdo debía ampliarse en otoño para incluir un paquete adicional de 900 millones de euros, destinados a respaldar las reformas impulsadas por el FMI en Túnez. La UE también está dispuesta a proporcionar otros 150 millones de euros en apoyo presupuestario a las reformas. Sin embargo, el presidente Said ha reiterado su negativa a ejercer como "guardián de fronteras" de Europa.

La situación plantea desafíos significativos para la UE en su intento de abordar la inmigración y podría afectar las relaciones entre ambas partes. La gestión de la inmigración, en el contexto de acuerdos como el de Túnez, sigue siendo un tema de preocupación y debate en la Unión Europea. @mundiario

Comentarios