Buscar

MUNDIARIO

El pacto de Berlusconi con la izquierda se rompe y deja en crisis el Gobierno de Italia

El primer ministro italiano acusa a Il Cavaliere de cometer un “acto loco” y la UE teme la repercusión de la nueva crisis sobre la eurozona. España puede verse afectada.

El pacto de Berlusconi con la izquierda se rompe y deja en crisis el Gobierno de Italia
Berlusconi convierte en marionetas sus cinco ministros del Gobierno.
Berlusconi convierte en marionetas sus cinco ministros del Gobierno.

Natalia Souto

Colaboradora.

Todos los ministros del Gobierno italiano afines al político y empresario Silvio Berlusconi han presentado su dimisión. Consideran "inaceptable" e "inadmisible" el ultimátum planteado por el Partido Demócrata y el presidente del Consejo de Ministros, Enrico Letta, quien pidió al PDL que aclarase ante el Parlamento si aún prestaba su apoyo al Gobierno de coalición.

Pero la realidad es otra: la dimisión de los ministros de Berlusconi es una consecuencia de la condena definitiva por estafa fiscal (a cuatro años de prisión y a cinco del alejamiento de cargos públicos) que falló el pasado mes de agosto el Supremo contra el exprimer ministro conservador, Silvio Berlusconi.

Viejo tahúr conservador de la política italiana, Silvio Berlusconi replicó este sábado al órdago que le había lanzado la víspera el primer ministro, Enrico Letta, y obligó a dimitir a todos sus ministros (5 de las 15 carteras del Gabinete), provocando una crisis absoluta de gobernabilidad que amenaza con dar la puntilla al Gobierno de coalición. Lo cierto es que la jugada política del socialdemócrata Letta pasaba por un voto de confianza en el Parlamento la próxima semana, en el que Il Cavaliere debía manifestar ante todos los italianos si estaba dispuesto a seguir apoyándole.

Según informa también el diario El País, ahora asoman los temores de nuevo a que la crisis de gobernabilidad italiana pueda contagiarse a la eurozona, y muy en concreto a España, confirmando la tesis de Bruselas de que la inestabilidad política es el peor enemigo para la recuperación económica.