Pablo Iglesias cambia su opinión sobre Venezuela: “No comparto algunas cosas que dije en el pasado”

Pablo Iglesias. / RR SS
Pablo Iglesias, líder de Podemos. / RR SS

El líder de podemos se aleja de su retórica anterior al asegurar ante el Senado que se formación haya sido financiada por el Gobierno chavista. En el pasado, Iglesias defendió enfáticamente al Gobierno socialista, incluso, llegando a exaltar la imagen del expresidente Hugo Chávez.

Pablo Iglesias cambia su opinión sobre Venezuela: “No comparto algunas cosas que dije en el pasado”

Pablo Iglesias, líder de Podemos, ha decidido dar un paso atrás y dejar de apoyar al Gobierno de Nicolás Maduro. El político llegó al Senado para enfrentarse a las 10 sentencias que lleva y comparecer ante la comisión sobre la financiación de partidos en la que solo participa el PP. Podemos lleva acumulando causas desde el 2014, cuando empezó a formarse el partido, y empezaron a circular informaciones de que recibía dinero ilegal de los regímenes venezolano e iraní. La comparecencia se alargó hasta por cuatro horas donde Iglesias se enfrentó a Luis Aznar, senador y portavoz del PP en el organismo, y culminó con una conclusión que seguramente calmará a los seguidores de Podemos que ven con horror lo que pasa actualmente en Venezuela. “Podemos no ha recibido dinero del Gobierno de Venezuela”, dijo Iglesias, quien reconoció que, “la situación política y económica [del país] ahora es nefasta. No comparto algunas cosas que dije en el pasado. Rectificar en política está bien”.

El líder de Podemos es el primer máximo dirigente de un partido que acude a una comisión de la que decidieron retirarse el resto de los partidos con representación en la Cámara alta. El PP no quiso desaprovechar la ocasión para centrar las indagaciones en el vínculo del secretario general de Podemos con el expresidente de Venezuela, Hugo Chávez. La fundación CEPS (Centro de Estudios Políticos y Sociales) ha sido el blanco de los ataques contra la formación porque varios de los dirigentes estuvieron vinculados a la misma antes de que se formara el partido.

Uno de los momentos de mayor tensión, fue cuando el senador popular aseguró que la Interpol tenía pruebas que confirman la financiación venezolana a través de la institución. Esta es la misma versión que mantiene la Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría opositora, quienes reclaman a Iglesias por una comparecencia en la sede parlamentaria para explicar la relación económica.

Aznar no especificó cuánto dinero fue, pero sí hizo referencia a los fondos de más de siete millones de euros que percibió el CEPS entre 2003 y 2011. “Usted cobraba de esta fundación, que a su vez cobraba de Venezuela, y esta documentación está en manos de la Interpol. Igual que el señor Monedero y Errejón”, dijo el senador popular, que incluso llegó a asociar el caso el Gobierno del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y el caso Odebrecht.

Se van de la fundación CEPS el día que fundan Podemos porque saben que a partir de ese momento de forma legal no van a poder cobrar ese dinero. Hay documentación oficial que obra en nuestro poder”, expresó Aznar sin llegar a mostrar dichos documentos. “Es legítimo que el PP trate de sembrar dudas, pero es extraño que el partido con más presos de la historia de la democracia por corrupción proponga fiscalizar la financiación del resto de partidos”, respondió por su parte Iglesias.

A su vez, Aznar mostró diferentes vídeos que transmiten los canales del Estado venezolano donde aparece el líder del partido morado alabando la figura del expresidente Hugo Chávez. “No he trabajado para el Gobierno venezolano, pero aquí no estamos para hablar de mi vida”, se defendió Iglesias.

Por su parte, el dirigente del PP decidió recordar las palabras del presidente del Tribunal Supremo de Venezuela en el exilio, Miguel Ángel Martín Torbatú. El magistrado expresó en el Foro de São Paulo, que en los años noventa se impulsó la ideología “ultraizquierda” en diferentes partes del mundo a través de matrices impulsadas por Venezuela, Cuba o Nicaragua. Mientras que Iglesias fue tajante al expresar que: “Si la pregunta es que cualquier Gobierno extranjero, o cualquier organización exterior, o que Podemos ha tenido cualquier tipo de financiación ilegal, la respuesta es no. Y aquí traigo las pruebas”.

Aznar e Iglesias se enzarzaron en una discusión de dimes y diretes donde al final tuvieron que pedir un receso para calmar los ánimos. El representante del PP preguntó por las formas de financiación de Podemos. “Recibimos donaciones de los cargos públicos del partido, de particulares, crowdfunding para financiar eventos excepcionales y microcréditos para campañas electorales que después se devuelven íntegramente”, aseguró Iglesias.

Por su parte, Aznar preguntó: “¿Ha recibido dinero de los boliburgueses y bolichicos?”, refiriéndose a los “testaferros del Gobierno venezolano”. A lo que Iglesias responde que no, pero sin dejar de insistir, Aznar aseguró que el régimen iraní incluso le pagaba “hasta el teléfono móvil”.

Finalmente la comparecencia se dio por finalizada dado el nivel de descalificaciones entre ambos. Al finalizar, el representante popular manifestó que: “Queda patente que no quieren oír hablar de financiación. Vinieron a cambiar las cosas y solo han cambiado las casas”. @mundiario

Pablo Iglesias cambia su opinión sobre Venezuela: “No comparto algunas cosas que dije en el pasado”
Comentarios