Los ocho opositores encarcelados por Daniel Ortega en Nicaragua

Daniel Ortega presidente de Nicaragua. / Thenytimes.com
Daniel Ortega, presidente de Nicaragua. / Thenytimes.com
Este miércoles se conoció que Berenice Quezada, quien postulaba a la vicepresidencia, fue arrestada por la justicia. El líder sandinista se asegura su reelección en las elecciones de noviembre. 
Los ocho opositores encarcelados por Daniel Ortega en Nicaragua

La persecución política continúa en Nicaragua. Berenice Quezada, ex reina de belleza y candidata a la vicepresidencia por la coalición Alianza Ciudadanos por la Libertad (CxL), fue arrestada este miércoles por la policía al ser acusada por el presunto delito de 'incitar al odio'. Con ella, son ocho opositores encarcelados por el régimen de Daniel Ortega, quien busca la reelección en noviembre. 

Según ha comunicado CXL, Quezada “fue notificada en su casa por las autoridades judiciales y del Ministerio Público, acompañadas por la Policía, que quedaba a partir de ese momento en retención domiciliaria, sin acceso a comunicación telefónica, con restricción migratoria e inhibida de postularse a cargos públicos de elección popular”.

Estos argumentos son similares a lo que se presentaron contra los siete dirigentes opositores. La Policía Nacional, que dirige Francisco Díaz, un consuegro de Ortega, se encarga de dicha tarea. 

CACERIA DE OPOSITORES

El dos de junio pasado, Cristiana Chamorro fue la primera candidata a la presidencia en ser detenida por el régimen de Ortega. Hija de la ex presidente Violeta Barros de Chamorro, los agentes policiales irrumpieron violentamente en su residencia , ubicada a unos 11 kilómetros al sur de la capital, y se llevaron parte de sus pertenencias y papeles de trabajo. 


Quizá te interese leer más:

Ortega se propone acabar con la prensa independiente en Nicaragua

No habrá elecciones justas en Nicaragua


A  Chamorro se le sindicó de “gestión abusiva, falsedad ideológica en concurso real con el delito de lavado de dinero, bienes y activos, en perjuicio del Estado de Nicaragua y la sociedad nicaragüense” a través de su fundación y por eso se dictó su arresto domiciliario y la inhibición para ejercer cargos públicos.

La misma suerte pasó Juan Sebastián Chamorro, primo de Cristiana y también con aspiraciones presidenciales. Ese mismo día, unas horas más tarde, sería arrestado en su vivienda de Managua. 

Días después continuaron con la misma estrategia. 

Al regresar de una gira por Estados Unidos, fue arrestado en el aeropuerto Augusto César Sandino el ex embajador Arturo Cruz, otro dirigente que se preparaba para postularse a la presidencia en las elecciones de este año. En su caso, la fiscalía señaló que Cruz había sido detenido por infringir la ley número 1055 “de defensa de los derechos del pueblo a la independencia, soberanía y autodeterminación”. 

De hecho, Cruz -ex canciller de Ortega entre 2007 y 2009- había señalado durante su visita a Estados Unidos lo siguiente sobre una posible candidatura presidencial: “Si continúa la danza de inhibiciones y quedamos sin otros candidatos, lo lógico es que este servidor no participe en ese proceso electoral”. 

Después, el turno le llegó a Félix Maradiaga, un académico y activista, que fue detenido después de comparecer a declarar ante la Fiscalía, donde le confirmaron que le habían abierto una investigación por “incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos”, por lo que, según dijo a los periodistas, estaba preparado para lo que viniera. 

El 20 de junio fue arrestado el periodista Miguel Mora. El dueño del canal de TV 100% Noticias ya había sido arrestado junto a su pareja y también periodista, Lucúa Pieneda durante las protestas sociales de 2018. Ambos pasaron casi seis meses en prisión, acusados de “incitar al odio”.

Mora había anunciado sus intenciones postularse a la Presidencia por el opositor Partido Restauración Democrática (PRD), al que el Consejo Supremo Electoral, integrado por partidarios de Ortega, le despojó su personalidad jurídica. 

El 6 de julio el líder campesino Medardo Mairena, quien también había sufrido un cruento arresto previo y había anunciado sus intenciones de aspirar a la presidencia, fue detenido junto a otros tres dirigentes rurales. Y, recientemente, pasó con el opositor Noel Vidaurre, de 66 años, había sido puesto bajo custodia policial para ser investigado por supuesta traición a la patria. @mundiario

Los ocho opositores encarcelados por Daniel Ortega en Nicaragua
Comentarios