El nombramiento de Almeida convierte a Madrid en el bastión de la oposición del PP al Gobierno

Martinez-almeida y Pablo Casado. / Pixabay
Martinez-almeida y Pablo Casado. / Pixabay

Martínez-Almeida tendrá comparecencias periódicas en nombre del PP, y reuniones para decidir estrategias comunicativas en coordinación con Pablo Montesinos, vicesecretario de Comunicación nacional.

El nombramiento de Almeida convierte a Madrid en el bastión de la oposición del PP al Gobierno

El PP nacional y el regional trazan la estrategia política desde Madrid, que ahora se convierte en el bastión de la oposición al Gobierno de Pedro Sánchez, tras la designación de José Luis Martínez-Almeida como portavoz nacional.

Las críticas internas que generó el nombramiento no se hicieron esperar, al mismo tiempo, despertó las especulaciones sobre el partido que aún debe definir la presidencia del PP de Madrid que permanece vacante desde la dimisión de Cristina Cifuentes, en 2018.  A este cargo pueden optar Martínez-Almeida e Isabel Díaz Ayuso.


Quizá te pueda interesar

El Ejecutivo cree en que ahora el PP allane el camino para nuevos acuerdos


José Luis Martínez-Almeida, que hasta ahora se mostraba más prudente en sus críticas y posicionamientos que Díaz Ayuso, ofreciendo colaboración institucional, establecerá su identidad como vocero nacional de los populares. "Conecta con la voz del partido, que es mucho más que la de Génova, con un discurso que se está buscando a nivel nacional, y su visión estratégica va a ser muy necesaria en los próximos meses en la dirección nacional", apuntó una fuente del PP a El País. “Es un hombre indiscutible en todos los territorios”, así lo consideran.

“Martínez-Almeida siempre es muy crítico con Sánchez, y siendo el portavoz nacional del PP, lo más probable es que esa faceta se acentúe”, expuso Enma López, una concejal del PSOE. Sin embargo, considera que de ahora en adelante Martínez-Almeida va a ser un alcalde a tiempo parcial, "cuando nosotros no concebimos otra cosa que serlo 24 horas al día durante los siete días de la semana".

Por su parte, Pilar Sánchez, de Mas Madrid, establece que es difícil compatibilizar ser alcalde de Madrid con un cargo en su partido. “Gobernar una ciudad de más de tres millones de habitantes, y más en una pandemia, no es fácil, y requiere de todo el tiempo posible”.

Martínez-Almeida tendrá comparecencias periódicas en nombre del PP, y reuniones para decidir estrategias comunicativas en coordinación con Pablo Montesinos, vicesecretario de Comunicación nacional. Ahora, Inma Sanz, su principal colaboradora en el Ayuntamiento, y portavoz del gobierno municipal, tendrá que multiplicarse para atender las demandas de Madrid. @mundiario

El nombramiento de Almeida convierte a Madrid en el bastión de la oposición del PP al Gobierno
Comentarios