Buscar

MUNDIARIO

La oposición carga contra Sánchez por tratar de restringir el control al Gobierno

El Partido Popular, Ciudadanos y Vox han acusado al presidente trata de limitar su acción de fiscalización por asuntos del Ejecutivo tras la nueva disposición para que el Consejo de Ministros sesione los martes. 
La oposición carga contra Sánchez por tratar de restringir el control al Gobierno
Pedro Sánchez. / Mundiario
Pedro Sánchez. / Mundiario

El Gobierno de Pedro Sánchez ha comenzado su primer conflicto con la oposición. El Partido Popular, Ciudadanos y Vox han criticado duramente la decisión del presidente de cambiar el día de sesión del Consejo de Ministros y el funcionamiento habitual de las Cortes –Congreso y Senado– y, en especial, de las sesiones de control al Ejecutivo. 

El portavoz del PP en la Cámara alta, Javier Maroto, ha cuestionado abiertamente esa intención: "Lo que se pone en duda es qué tipo de Gobierno es este que no quiere ser controlado por grupos de la oposición dándole un escaso margen de horas para poder realizar esa responsabilidad que tenemos los grupos que es el control al Gobierno". 

Esa misma posición también ha sido compartida por la vocera de los populares, Cayetana Álvarez de Toledo, quien precisó en la necesidad de defender la necesaria labor de la oposición frente a los que consideró intentos de Sánchez "en su deriva autoritaria de exaltar al poder ejecutivo, degradar al legislativo y someter al judicial".  

Por su parte, el portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal, también lamentó ese intento de "coartar la labor de la oposición". Cs, que no está en la Mesa, sí adelantó la alternativa que llevará la semana que viene a la Junta de Portavoces y que empieza precisamente por cambiar de día la reunión de ese órgano que prepara los plenos, no bloquear las preguntas al Ejecutivo con los plazos actuales.

Como sea, el PP, Cs y Vox creen que Sánchez quiere modificar esas tradiciones parlamentarias en su propio beneficio y, sobre todo, para hurtar protagonismo a los diputados y senadores de sus formaciones. De acuerdo a El País, en el caso del Senado, el presidente y los ministros cuestionados llegarían al hemiciclo pocas horas después de haber debatido sus propuestas e iniciativas en el Consejo de Ministros y contestarían a temas registrados por los partidos mucho antes y sin ninguna relación con los nuevos acuerdos adoptados. 

Las sesiones de control al Ejecutivo del Congreso empezaban en las últimas legislaturas a las nueve de la mañana de los miércoles. Los partidos tenían hasta el jueves para registrar las preguntas que querían plantear al Gobierno en el pleno de la semana siguiente, pero se les concedía un margen extra precisamente hasta la noche de los viernes para introducir modificaciones para adaptar sus intereses a los posibles acuerdos o decisiones que se aprobaban en el Consejo de Ministros matinal de ese mismo día, agrega el citado medio.

En las últimas horas, la Mesa del Congreso se ha vuelto a reunir por segunda vez este miércoles, tras la Junta de Portavoces en la que se ha suscitado el debate, para abordar este asunto. En las próximas horas se sabrá si aceptan las modificaciones de Sánchez o seguirá el primer conflicto con el Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos. @mundiario