La obligación de extender el Islam no es solo meta fundamentalista, sino parte esencial de su doctrina

14819949354841 (640x480)
Dominar el mundo como objetivo.

En agosto de 2007, el politólogo estadounidense Francis Fukuyama manifestaba que el fracaso de la integración de los musulmanes en Europa era una bomba de tiempo que ya había contribuido al terrorismo y podría llegar a convertirse en una amenaza para la democracia. ¿Reconocemos que acertó?

La obligación de extender el Islam no es solo meta fundamentalista, sino parte esencial de su doctrina

¿Por qué nos engañamos?: La obligación de extender el Islam por todo el mundo, sometiendo a los infieles, no es una pretensión de los fundamentalistas. Es una parte esencial de esta doctrina. Bernard Lewis, en un libro clásico sobre la materia,"El lenguaje político del Islam", escribe: “De acuerdo con las enseñanzas musulmanas, la yihad es uno de los mandamientos básicos de la fe, una obligación que Dios ha impuesto, a través de la revelación, sobre todos los musulmanes. En una guerra ofensiva es obligación de la comunidad musulmana en conjunto en una guerra defensiva se convierte en una obligación personal de cada varón musulmán adulto.

El teólogo liberal Hans Küng en un libro clásico (El Islam, historia, presente y futuro. Editorial Trotta, Madrid, 2004, página 696), escribió hace años: ¿Hasta dónde se debe hacer concesiones a los distintos grupos de presión musulmanes? ¿Se puede consentir que las muchachas musulmanas no asistan, por pre­sión de los padres, a las clases de biología y educación física, ni tomen parte en las excursiones de su grupo escolar? ¿Que hagan descansos para orar en medio de los exámenes y que exijan menús especiales para la comida de mediodía en las cantinas de las escuelas? ¿Que los musul­manes se nieguen a ser visitados y tratados en los hospitales por personal del sexo opuesto? ¿Que reclamen un sector musulmán segregado (carré musulman) en los cementerios públicos o solares municipales para mez­quitas y quizá también para piscinas especiales? ¿¿y que, por último, no se respete el principio de la igualdad de derechos, violado con el envelamiento impuesto con frecuencia a las mujeres y niñas por sus padres y hermanos o con los matrimonios arre­glados por los progenitores?”  Esto ya es corriente en España.

Hans Küng añade incluso que “los pesimistas ya temen que, en el futuro, los tribunales europeos tendrán que mostrarse comprensivos con los “asesinatos por honor”, los “matrimonios obligados”, la privación de libertad a mujeres y mucha­chas jóvenes y la mutilación genital, así como con quienes se tomen la justicia por su mano tras haber sufrido una «afrenta»: en todos estos casos, piensan que el contexto cultural tendrá que ser tenido en cuenta, al menos, como atenuante”.

En agosto de 2007, el politólogo estadounidense Francis Fukuyama manifestaba que el fracaso de la integración de los musulmanes en Europa era una bomba de tiempo que ya había contribuido al terrorismo y podría llegar a convertirse en una amenaza para la democracia. Sus proféticas palabras se han cumplido.

familia-real-saudi (640x480)

La familia real saudí vive en el 1438 de la Hegira.

 

Cuando Inditex cambió sus etiquetas

Occidente cede ante las presiones del Islam hasta en los aspectos más ordinarios de nuestra vida cotidiana: Cuesta trabajo creerlo, pero a veces se producen situaciones insólitas. Hace unos años, el grupo Inditex llegó a cambiar las etiquetas de algunas prendas de la nueva colección de Bershka en las que se veía una mezquita, y que, según publicaron algunos diarios saudíes, había provocado quejas de algunos clientes en las tiendas de Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos. Según publicó el periódico de emiratí 'Khaleej Times', algunas clientas de Bershka en Dubai avisaron a las dependientas de la tienda al darse cuenta de que las etiquetas de la ropa incluían "imágenes de una mezquita mezcladas con símbolos de amor y comentarios sugerentes". Esta es la realidad cortdiana. Si hasta el Real Madrid decapita su emblema para no molestar a sus protectores musulmanes.

bershka-400-060217 (640x480)

La etiqueta que se retiró.

El asesor del PSOE que pedía censura

En el año 2004, Abdelkarim Carrasco, desde la FEERI, Federación Española de Entidades Islámicas, y asesor de los Gobiernos del PP y del PSOE solicitaba que se aprobase una ley que permitiera la censura sobre noticias relacionadas con el Islam, con la excusa de "no fomentar el odio".

Hace unos años, se produjo un gran revuelo, cuando una opositora a una plaza de funcionaria de la Xunta de Galicia, que debería examinarse con varios cientos de aspirantes, invocó su condición de musulmana para exigir que se le cambiará la fecha da la prueba general, que coincidía en viernes por otro día no santo para el Islam. De este modo, se evitó los agobios de decenas de competidores compartiendo con ella el local de los exámenes, y pudo realizarlo tranquilamente en solitario. En realidad, tenía derecho, según las concesiones –iguales para los judíos con respecto al sábado- contenidas en la Ley  26/1992, de 10 de noviembre, por la que se aprueba el Acuerdo de Cooperación del Estado con la Comisión Islámica de España, BOE 272, de 12 de noviembre de 1972, y que entró en vigor al día siguiente.

Es fácilmente constatable que los musulmanes gozan en España de una especial protección por parte de algunas instituciones o poderes del Estado, dado lugar en ocasiones a situaciones sorprendentes. Recientemente, el Tribunal Supremo otorgó la nacionalidad española por residencia a un ciudadano marroquí al que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) acusó de pertenecer al movimiento religioso Tabligh Jammaat (Congragación para la Propagación del Islam). El Ministerio de Justicia había denegado la nacionalidad a miembros del tabligh en Sevilla, Murcia y Huelva, siempre basado en los informes negativos del CNI sobre este movimiento. El carácter reservado de las pruebas esenciales requeriría que fuera autorizada su presentación por el Consejo de Ministros por ser materia clasificada. Pero no se presentaron, pese a que el CNI tenía claro que las actividades del mencionado sujeto no eran compatibles con su integración en la sociedad española.

Iniciativas inaceptables en Europa y promesas de Paraíso

De las más diversas maneras, los islamitas tratan de conseguir que  Occidente se pliegue a sus usos y costumbres, sacralizando su propia religión, con medidas penales de protección contrarias a los valores occidentales y a la libertad de expresión. Uno de estos objetivos, planteado en diversos foros y planes en el conjunto de las leyes contra las blasfemias al Islam. Se trata de imponer en Occidente usos vigentes en los países de más rigurosa aplicación de la Sharía, para encarcelar a cualquier persona que, entre nosotros, en todo caso, no pasaría de ser un botarate. En este sentido, Pakistán aplica la pena de muerte si se ofende a Mahoma. Con este asunto, no se admiten bromas.

Y no conviene perder de vista que hay millones de personas en el mundo que creen que los terroristas musulmanes, abatidos están en el paraíso, entre ríos de leche y miel y variedad de huríes. Es el lugar reservado a los que mueren por el Islam. Explica Noelia   Silva Santa-Cruz que en la escatología musulmana “el Paraíso se concibe como la morada definitiva de las almas de los bienaventurados, un lugar de deleite y descanso eterno reservado para los justos en compensación de sus buenas acciones terrenales”. Creado a imagen y semejanza del paraíso primigenio habitado por Adán, se halla ubicado en el Cielo, en el lugar donde se encuentra Dios y su trono, y se interpreta inequívoca invariablemente como un jardín”.

4645645 [640x480]

Una de las viñetas que produjo el atentado a una revista de humor en Francia.

 

Y María Teresa Pérez Higuera precisa que el Paraíso de Alá es  “compendio de todos los placeres a los que el hombre puede aspirar y máxima promesa de felicidad para el musulmán honorable y piadoso, se interpreta en el pensamiento islámico como un lugar idílico situado en el “Más allá”. Y los musulmanes que hacen la guerra santa creen a pies puntillas que es el lugar que Alá les tiene reservado, lo que justifica su propia inmolación.

La “Alianza de Civilizaciones de Zapatero”

El martes, 21 de septiembre de 2004, el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, proponía ante la 59 Asamblea General de la ONU, la creación de una “Alianza de civilizaciones entre occidente y el mundo árabe y musulmán para combatir el terrorismo internacional por otra vía que no sea la milita "Esta alianza habrá de formarse a partir del estudio por parte de un grupo de alto nivel. Zapatero "Tiene como objetivo fundamental profundizar en la relación política, cultural, educativa, entre lo que representa el llamado mundo occidental y en este momento histórico el ámbito de países arabes y musulmanes".

Jose Luis Rodriguez Zapatero.

Jose Luis Rodriguez Zapatero.

La “Doctrina Zapatero” en materia de civilizaciones no la compartía precisamente el profesor Giovanni Sartori, politólogo y profesor emérito de la Universidad Columbia en Nueva York y de la Universidad de Florencia. Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales, quien una entrevista publicada por el diario el Mundo, el sábado, 13 de octubre de 2007 afirmaba: “El islam ha declarado la Guerra Santa a Occidente, que no sabe defenderse. Los inmigrantes musulmanes no se han integrado jamás en ningún lado. Ahí tiene usted el ejemplo de la India. No se integran porque si uno obedece la voluntad de Dios no puede obedecer la voluntad del pueblo ni respetar el principio de legitimidad de la democracia. Y el islam es un sistema teocrático cuyos miembros están obligados a cumplir la voluntad de Alá, tal y como la interpretan sus clérigos”

Para muchos, lo de la Alianza de Civilizaciones no de ser una ocurrencia. Así Shaun Riordan, ex diplomático británico y director de ZEIA SL, escribe (2006): ¿Alianza de civilizaciones o alianza de civilizados?:

“Los éxitos de la Alianza de Civilizaciones son meramente “presentacionales”. La necesidad de un nuevo enfoque en la diplomacia del siglo XXI es incuestionable; sin embargo, la Alianza de Civilizaciones no es la respuesta. Presenta problemas tanto teóricos como prácticos, sobre todo en cuanto al enfoque de los conflictos y de las diferencias entre civilizaciones y valores, que incluso podrían empeorar el clima internacional. [....] El problema fundamental de la Alianza de Civilizaciones es consecuencia de una mala interpretación de la propia naturaleza de la cuestión. Lejos de un choque, o problema, entre civilizaciones, la verdadera cuestión es el choque o conflicto dentro de una civilización; es decir, el conflicto entre el secularismo liberal y el fundamentalismo religioso, sea cristiano, islámico o judío.

Por cierto, en el 2017 estamos en el 1438 de la Hegira. Falta mucho para la Ilustración.

La obligación de extender el Islam no es solo meta fundamentalista, sino parte esencial de su doctrina
Comentarios