Obama se planta ante Trump y advierte de que los valores de EE UU están en peligro

Donald Trump y Barack Obama. / RRSS
Donald Trump y Barack Obama.

El expresidente demócrata de EE UU se une al coro de voces que desde dentro y desde fuera de su país exigen una rectificación de la política migratoria del nuevo inquilino de la Casa Blanca. Mientras la UE no se atreve con Trump, más de un millón de británicos firman contra su visita oficial.

Obama se planta ante Trump y advierte de que los valores de EE UU están en peligro

Barack Obama decidió plantarse ante Donald Trump, su sucesor al frente de la presidencia de los EE UU, y advirtió de que los valores de su país –prohibir, por ejemplo, la entrada de ciudadanos de siete naciones de mayoría musulmana– están en peligro. El exmandatario tilda de discriminatorio el veto a los musulmanes y anima a la ciudadanía a seguir manifestándose.

El expresidente demócrata de EE UU se une así al coro de voces que desde dentro y desde fuera de su país exigen una rectificación de la política migratoria del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Mientras la UE, bastante desunida, no se atreve con Donald Trump, más de un millón de británicos firmaron contra su visita oficial al Reino Unido.

Grandes multinacionales también claman contra el veto a la entrada de musulmanes en EE UU y firmas tan emblemáticas como Microsoft y Amazon no tienen inconveniente en posicionarse contra Donald Trump.

El expresidente de EE UU cumple la promesa que lanzó pocos días antes de abandonar la Casa Blanca: intervenir en el debate público si veía amenazados algunos derechos fundamentales

En un comunicado, el expresidente demócrata de EE UU cumple la promesa que lanzó pocos días antes de abandonar la Casa Blanca: intervenir en el debate público si veía amenazados algunos derechos fundamentales.

La Fiscal General interina Sally Yates dijo el lunes que el Departamento de Justicia no defendería la orden ejecutiva del presidente Donald Trump sobre inmigrantes y refugiados.

El Gobierno de Estados Unidos informó al Comité Olímpico de este país que la orden emitida el fin de semana por el presidente Donald Trump, que prohíbe la entrada de ciudadanos de siete naciones de mayoría musulmana, no impedirá la participación de deportistas en competiciones internacionales.

Al menos por ahora, ni Donald Trump ni su Gobierno parecen dispuestos a dar marcha atrás, a pesar de las iniciativas legales que están tomando cuerpo para contestar la constitucionalidad del mencionado veto. “Solo 109 personas de 325.000 fueron detenidas y retenidas para interrogarles”, dijo el presidente en un twuit, antes de atribuir el caos a los problemas informáticos que sufrió la aerolínea Delta y a las “lágrimas” de los demócratas.

Obama se planta ante Trump y advierte de que los valores de EE UU están en peligro
Comentarios