Obama no firmará ningún acuerdo sobre Siria hasta que Rusia le de una razón

Vladimir Putin y Barack Obama.
Vladimir Putin y Barack Obama.

El presidente de los Estados Unidos se reunió este lunes durante 90 minutos con Vladimir Putin y no encontró motivos para confiar en éste ni en los rusos. 

Obama no firmará ningún acuerdo sobre Siria hasta que Rusia le de una razón

90 minutos de conversaciones no fueron suficientes para Barack Obama Vladimir Putin para llegar a un acuerdo sobre el alto al fuego en Siria. Las miles de víctimas inocentes del país asiático deberán esperar a que los dos mandatarios vuelvan a verse las caras para ver si en esa futura ocasión se les da la gana firmar un convenio que detenga el martirio que están atravesando. Hasta que ese momento llegue, deberán arreglárselas como puedan. 

La desconfianza, mutua, ha impedido que los dos líderes de Gobierno hayan podido consensuar nada durante su reunión en Hanghzou, China, aprovechando el foro G-20. Durante hora y media, antes de la clausura del evento, dialogaron sobre el tema de manera inútil pues no arribaron a nada.Ya antes de ellos se habían reunido John Kerry, secretario de Estado de Estados Unidos, y Serguéi Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores de Rusia.

En la guerra civil de Siria cada presidente tiene a su equipo favorito. No obstante, Obama ya había solicitado que se llegara a un acuerdo "significativo, serio y viable" para llevar ayuda humanitaria al epicentro del conflicto. A la vez, el mandamás de Estados Unidos considera primordial unir fuerzas para combatir al Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS, por sus siglas en inglés) así como el Frente de la Conquista, otrora Frente Al Nusra y filial de Al Qaeda en el territorio.

Mientras Obama y Putin jugaban a ver quién tenía el ego más grande, miles de personas morían en Siria en una cadena de explosiones atribuidas al ISIS.

El ruso se mostró más optimista que su homólogo norteamericano en poder llegar a un acuerdo en los próximos tiempos. Es más, en una conferencia de prensa en China vaticinó que podría ser cuestión de semanas. "Constatamos cierto acercamiento de posturas", dijo aunque no especificó a qué posturas se refería.

Obama no se inmutó al decir que no confiaba para nada en las intenciones de Moscú. Igual las relaciones entre Moscú y Washington no han sido buenas en el historial, y el "reencuentro" de ambas a partir de 2009 tampoco ha mejorado el asunto para nada. El gigante norteamericano tiene miedo de que los rusos convenzan a las Fuerzas Armadas de Siria de hacer que las tropas fieles a Bachar el Asad respeten el armisticio.

Ya en febrero, vale recordar, se había firmado un alto al fuego, el cual no fue considerado por los soldados de el Asad, quienes abrieron nuevamente contra las fuerzas rebeldes. Aquello no hizo sino ayudar a las agrupaciones terroristas a unir nuevos miembros a su causa. 

"Dado el déficit de confianza que existe, es una negociación dura. No hemos resuelto aún las diferencias de una manera que pensemos que pueda funcionar", compartió Obama. Los dos jefes dieron órdenes a sus séquitos diplomáticos de reanudar las conversaciones cuanto antes. 

A la necesidad imperante de un acuerdo se unió recientemente Angela Merkel. La canciller de Alemania destacó la necesidad de crear un corredor humanitario para Aleppo. Casi 25,000 personas permacen atrincheradas en el lugar, en manos de los rebeldes, y que el Asad está ensimismado en arrancarles. Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, hizo énfasis en que si se va a llegar a un acuerdo, éste debe ser antes del 11 de septiembre, fecha en que se celebra el Id el Ada, festividad musulmana. 

Pero Siria no es el único asunto que persigue a Putin y los rusos. De acuerdo a François Hollande, Francia recibirá próximamente a representantes de Alemania, Rusia y Ucrania para tratar el tema que se traen ucranianos y rusos. "Debemos continuar el proceso de Minsk, solucionar los puntos que lo bloquean, como la puesta en marcha del estatuto especial, la situación de la seguridad y la desconfianza", comentó Hollande. 

El conflicto entre los países vecinos también fue discutido entre Obama y Putin. El norteamericano le recordó que si no respetan el tratado de Minsk, Washington no levantará las sanciones que pesan actualmente contra Moscú. 

Por último, la disputa por el territorio marino del sur y el este también se dejaron ver en la reunión del G-20, pese a que Pekín esperaba que no sucediera. Obama solicitó a su homólogo chino Xi Jinping a aceptar el laudo de una corte de arbitraje que reniega de las proclamaciones de soberanía de los chinos sobre esas aguas. Xi, a su vez, se volvió a ver las caras con el japonés Shinzo Abe por primera vez en mucho tiempo. Los dos mandatarios asiáticos insistieron es que es necesario hacer a un lado sus diferencias. @hmorales_gt

Obama no firmará ningún acuerdo sobre Siria hasta que Rusia le de una razón
Comentarios