Los actuales habitantes de la zona euro han empezado a sentirse de ninguna parte

Ilustración a propósito de la obra de Camus. / apetitemargueritte
Ilustración a propósito de la obra de Camus. / apetitemargueritte

Albert Camus descubrió hace muchas décadas que era un extranjero en Francia, en Europa, en el mundo. Se está cumpliendo su profecía, lo que inspira a este destacado columnista.

Los actuales habitantes de la zona euro han empezado a sentirse de ninguna parte

Albert Camus descubrió hace muchas décadas que era un extranjero en Francia, en Europa, en el mundo. Se está cumpliendo su profecía. Los actuales habitantes de la zona euro han empezado a sentirse de ninguna parte.

Ahora que Albert Camus tendría cien años
   Ahora que el mundo al fin lo resucita
   Ahora que en el parte de los daños
   ya no incluyen desengaños
   las almas que se marchitan.
  
   Ahora que nos sentimos europeos
   Ahora que nos reciben en Bruselas
   Ahora que al sur de los Pirineos
   no quedan patitos feos
   Cara al sol camisa nueva.
 
    Ahora que somos socios de Lutero
    y Calvino nos dio la absolución.
   Ahora que veneramos el dinero
   Me siento más extranjero
   Que un poeta en Nueva York  

 

Ahora que no nos paran en las fronteras. Ahora que están arriadas nuestras banderas. Ahora que  sube los precios de carne de necio el Mercado Común.

Ahora que están los himnos con afonía. Ahora que suena un himno de la alegría. Ahora que el sueño de Europa aún guarda la ropa antes de nadar.

Ahora que han caducado los pasaportes. Ahora que se han pasado con los recortes. Ahora que hay huelga de vuelos de Madrid al cielo y nieva en Berlín.

Ahora que no hay milagros de pan y peces. Ahora que no hay salarios durante meses. Ahora que todas las cuentas parecen el cuento de nunca acabar.

Ahora que los Estados sacan el pecho. Ahora que los mandados siguen deshechos. Ahora que se han divorciado los amos del mundo y las amas de casa.

Ahora que facturamos sueños sin IVA. Ahora que cosechamos uvas con ira. Ahora que cada mañana exclama la vida ¡buenos días tristeza!

Ahora que usamos bancos en el jardín. Ahora que repudiamos a un tal Botín. Ahora que sin las pensiones de nuestros mayores no hay última cena….

       Ahora que nos sentimos desahuciados.
       Ahora que el fin de mes siempre es invierno.
       Ahora que las colas de parados
       y los cerebros fugados
       nos condenan al infierno
 
        Ahora que esta tan alto El Dorado
        Ahora que son más duras las caídas
        Ahora que los “yonquis” del pasado
        aún se juegan a los dados
        sobredosis de morfina.
 
        Ahora que ya no puedes aunque quieras,
        si no lo aprueba el FMI.
        Ahora que se llenan las aceras
        de legiones extranjeras
        reclutadas por Camus.

 

Ahora que nos flagelan en cada BOE. Ahora que nos camelan desde el PSOE. Ahora que sobre mojado llueven los recados  urgentes del CIS.

Ahora que las Susanas urden un trato. Ahora que está en las cuerdas el “Aparato”. Ahora que da igual si acaba, Pérez Rubalcaba,  el lunes al sol.

Ahora que se han crecido los catalanes. Ahora que andan perdidos los populares. Ahora que nada es pecado, que ha claudicado la Constitución.

Ahora que los juzgados son loterías. Ahora que ha caducado la ideología. Ahora que los diputados se tapan las bocas, se lavan las manos.

Ahora que nos gobiernan en alemán. Ahora que nos vigilan los “men in black”. Ahora que oigo en castellano, ¡arriba las manos!, ¡abajo el telón!

Ahora que…

Los actuales habitantes de la zona euro han empezado a sentirse de ninguna parte
Comentarios