Buscar

MUNDIARIO

El nuevo secretario general de la ONU toma posesión en un mundo muy complejo

El portugués Antonio Guterres toma el mando con el mundo convulso por el conflicto de Siria y ante la incertidumbre de qué pasará cuando Trump inicie su mandato en Washington.

El nuevo secretario general de la ONU toma posesión en un mundo muy complejo
Antonio Guterres, nuevo secretario general de la ONU.
Antonio Guterres, nuevo secretario general de la ONU.

Antonio Guterres ha comenzado su mandato como secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU) con un llamado a la memoria de los refugiados por los conflictos armados y un llamado a los líderes mundiales para trabajar por la paz. El diplomático portugués, que fue elegido unánimemente en octubre, dio su primer discurso contestando a la pregunta de qué se puede hacer por los millones de civiles "atrapados en guerras que parecen no tener fin" y que terminan hundidos en la miseria.

"Pido a todos que nos hagamos un mismo propósito: hagamos de la paz nuestra prioridad", dijo Guterres, para cuya elección ayudó ser Alto Comisionado de la ONU para los refugiados. Quien también fuera primer ministro de Portugal toma el relevo del surcoreano Ban Ki-moon, que siempre vio su mandato a la sombra de la parálisis del Consejo de Seguridad de la institución respecto al conflicto de Siria, el escándalo de violencia sexual por parte de los cascos azules o la viralización del cólera en Haití por parte de esos mismos soldados, entre otros tantos fiascos.

Los grandes retos que tuvo el secretario anterior los tendrá también el nuevo, como por ejemplo reformar el organismo, creado tras la Segunda Guerra Mundial como un intento para mantener los tiempos de paz y evitar otra tragedia de aquellas dimensiones, pero que en 70 años apenas ha tenido influencia en los equilibrios del poder. Donald Trump criticó recientemente a la ONU por la última votación contra los asentamientos en Israel y declaró que la organización en estos tiempos no es más que "un club de gente para reunirse, hablar y pasárselo bien".

El nuevo presidente de los Estados Unidos será uno de los desafíos más grandes de Guterres. El secretario general tendrá que arreglárselas para que el polémico empresario no se le salga de control, visto que desde ya empieza a mostrar sus intenciones de romper con las maniobras hechas últimamente por Obama, como por ejemplo el diálogo con Cuba o sus constantes muestras de cariño con Rusia.

"Los exhorto a todos a que, conmigo, se comprometan con la paz hoy y todos los días. Hagamos que 2017 sea un año para la paz", dijo Guterres en su mensaje de bienvenida. Aprovechó de paso para criticar a los "billones de dólares" que se invierten anualmente en las guerras, las cuales no tendrán nunca un vencedor, aseguró, pues provocan desconfianza y miedo, que a su vez pasan de generación a generación.

Este nuevo año y el inicio de la era del portugués coincide con una nueva tregua en Siria, la cual entró en vigor la madrugada del jueves pasado y que fue acordada con Turquía, padrina de las facciones rebeldes del país, y Rusia, padrina de Bachar el Asad. Entretanto, diversos grupos de sublevados dialogan para crear un frente común tras haber perdido la parte oriental de Alepo, su gran fortín. El conflicto inició hace más de un lustro y ha dejado ya a 300.000 personas muertas. Ki-moon admitió su pesar por haber abandonado el cargo sin haber traído una solución a este sangriento conflicto. @hmorales_gt