Nuevo desplante del alcalde de Vigo al presidente del Parlamento

Abel Caballero y Santalices
Abel Caballero y Miguel Santalices. / RR SS

Ni el presidente del Parlamento, Santalices, ni el alcalde de Celanova, Ferro, fueron sentados en la mesa de la Fundación, según las instrucciones de  Abel Caballero, presidente de la misma que siempre actúa de este modo en actos semejantes, sin la menor cortesía protocolaria con las instituciones. 

Nuevo desplante del alcalde de Vigo al presidente del Parlamento

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, vuelve a hacer un feo al Presidente del Parlamento de Galicia y demuestra su falta de respeto institucional que suele practicar de ordinario, esta vez en la entrega del Premio Laxeiro 2018.

Una vez más, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha vuelto a dar un público desplante al presidente del Parlamento de Galicia, al tiempo que insiste en su falta de respeto institucional como repetidamente suele hacer cuando ha de coincidir con otras autoridades de Galicia, en particular si no son de su partido. Una de las ocasiones más evidentes fue cuando se inauguró el Palacio de Exposiciones de la Beiramar de Vigo: en lugar de esperar la llegada del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, pese a que el gobierno gallego cofinanciaba el edificio, entró al interior, de modo que fue el jefe de protocolo del Consello quien recibió al presidente de la Xunta.

 

Méndez Ferrín, recoge el premio Laxeiro. / Atlántico DiarioMéndez Ferrín, recoge el premio Laxeiro. / Atlántico Diario

 

Se suele decir que el protocolo no es una ciencia exacta, es una ciudad aproximativa, en la que lo que importa es el resultado, que el acto quede bien y todo el mundo contento. Pero el protocolo es también un lenguaje simbólico, la representación visual del poder, de las instituciones.

En los actos de carácter privados, el protocolo lo establece el anfitrión, cierto, pero si acuden representantes de instituciones públicas se debe aplicar la cortesía y el respeto que merecen, porque estas personas no están allí de modo particular, sino encarnando a una institución.

 

ramos [640x480]

Aspecto general de la entrega del Premio Laxeiro. 

 

El pasado sábado, en la entrega del Premio Laxeiro 2018 al escritor Xosé Luis Ferrín éste aludió en sus palabras a la presencia en el acto del presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices, y del alcalde de su villa natal, José Luis Ferro Iglesias. Por ello sorprendió que ambos no estuvieran ubicados con la mesa presidencial del Patronato de la Fundación, como gesto de cortesía, e incluso que no estuviera presente el alcalde de Lalín. Estas dos autoridades estaban entre el público en general.

Presidió el acto el alcalde de Vigo, Abel Caballero, entendemos que no como alcalde, sino como presidente del patronato. Yo creo que la cortesía institucional hubiera agradecido que tanto el presidente del Parlamento, como el alcalde de Celanova estuvieran junto al titular del patronato y el homenajeado. No por ellos, que son dos ciudadanos más, sino por lo que representan: Santalices es la segunda autoridad de Galicia y representa a la soberanía del conjunto del pueblo de gallego, y el alcalde celanovés,  a todos los paisanos de Méndez Ferrín.

Pese a que los servicios de Protocolo del Parlamento de Galicia, trataron de que el presidente del mismo fuera tratado, institucionalmente de otro modo, según las instrucciones del propio Abel Caballero, presidente del Patronato de la Fundación, en su condición de primer edil, se consideró que Miguel Santalices era un asistente más. Y lo mismo se hizo con el alcalde de Celanova. Al de Lalín, ni lo invitaron. @mundiario

Nuevo desplante del alcalde de Vigo al presidente del Parlamento
Comentarios