Una matanza en una escuela de Michigan estremece a Estados Unidos

Oxford High School. Canal WDIV
Oxford High School. / Canal WDIV

Un estudiante de 15 años abrió fuego contra sus compañeros con una pistola comprada por su padre.

Una matanza en una escuela de Michigan estremece a Estados Unidos

La locura de las armas en Estados Unidos volvió a cobrar víctimas recientemente, el martes 30 de noviembre, en la escuela secundaria de Oxford, en el estado norteamericano de Michigan.

Un adolescente de 15 años disparó contra compañeros de estudio durante la jornada escolar. Mató a cuatro estudiantes e hirió a otros seis y a un maestro.

Después de la matanza, los policías que acudieron a la escuela arrestaron al victimario sin que este ofreciera resistencia.

Asesinato y terrorismo

Las autoridades identificaron a Ethan Crumbley, de 15 años, como el sospechoso del tiroteo, y lo han acusado de asesinato, terrorismo, agresión y posesión de armas de fuego. Hasta el momento de escribir este artículo, se ignoraban los motivos del crimen.

El sospechoso usó una pistola SigSauer de 9 mm que su padre había comprado solo cuatro días antes. Las autoridades descubrieron que el atacante puso una foto de la pistola en las redes sociales horas antes de cometer la matanza.


Quizá también te interesa:

La epidemia de violencia en Estados Unidos: un problema de salud pública


 

Los estudiantes asesinados en ese día de horror fueron Tate Myre, de 16 años, un estelar jugador de fútbol que también era estudiante con honores académicos; Madisyn Baldwin, de 17 años, que se graduaba este año y ya había sido aceptada por varias universidades con becas completas; Hana St. Juliana, de 14 años, que ese mismo día habría debutado en el equipo de baloncesto de la escuela, y Justin Shilling, de 17 años, integrante del equipo de bolos del centro educativo, y que además de estudiar trabajaba en el restaurante Anita’s Kitchen.

Tate Myre murió heroicamente tras ser baleado cuando se enfrentó al agresor y trató de desarmarlo. Se ha hecho una petición en la plataforma change.org para poner el nombre de Myre a la escuela. Al momento de escribir este artículo, más de 101.000 personas habían firmado la petición.

“Su acto de valor debe ser recordado por siempre y transmitido de generación en generación. Arriesgó su vida para salvar a miles de estudiantes en Oxford High”, dice la petición.

Este año, según la organización noticiosa independiente Education Week, ha habido 28 tiroteos en escuelas norteamericanas.

Una enmienda obsoleta

El negocio de las armas en Estados Unidos se basa en una interpretación caprichosa de la obsoleta Segunda Enmienda de la Constitución, que otorga al pueblo el derecho a poseer y portar armas, pero con vistas a mantener una milicia ciudadana. La enmienda se promulgó durante la guerra de independencia de las trece colonias británicas que se convirtieron en Estados Unidos a fines del siglo XVIII. Actualmente carece de sentido, pero los mercaderes de las armas y su máximo representante, la Asociación Nacional del Rifle, la invocan continuamente para seguir engrosando sus arcas.

Hay más de 300 millones de armas en manos de civiles en Estados Unidos, más que el número de habitantes de la nación. Prácticamente cualquiera puede comprar una pistola, un fusil de caza y hasta un fusil de guerra sin ser sometido a una verificación rigurosa. Esa facilidad para adquirir un arma, sumada a la glorificación de la violencia presente en la cultura nacional, crean una combinación letal que hace de Estados Unidos el país desarrollado con el mayor índice de homicidios con armas de fuego, 25 veces mayor que el de otros 22 países de altos ingresos.

Contener esa epidemia de violencia exige un mayor control de la venta de armas y desmontar muchos mitos nacionales, una tarea titánica pero urgente por el bien de la nación. @mundiario


Lee mi novela más reciente, La espada macedonia, y el ensayo Biden y el legado de Trump, publicados por Mundiediciones.

Una matanza en una escuela de Michigan estremece a Estados Unidos
Comentarios