La nueva Constitución aflora las lógicas ambiciones del pueblo marroquí

Imagen promocional de Marruecos.
Imagen promocional de Marruecos.

El pueblo marroquí no quiere cambios orales, sino cambios prácticos. El debate está abierto a raíz de la primavera árabe y de cómo Rabat intentó ofrecer una alternativa de cambio.

La nueva Constitución aflora las lógicas ambiciones del pueblo marroquí

Cuando hablamos de Marruecos nos vemos obligados a tener en cuenta su contexto histórico, político y socioeconómico, o sea que tenemos que ver las cosas desde un punto de vista epistemológico  partiendo de lo común.

Con la nueva Constitución inaugurada en 2011, Marruecos pudo ser una excepción en el mundo árabe evitando así los efectos de la primavera árabe  que afectaba a varios países.

El pueblo marroquí ha aplaudido esta iniciativa esperando cambios radicales en el sistema político y económico…del país que hacen que el autóctono marroquí tenga acceso a todos sus derechos recuperando así su dignidad violada hace años y años.

Una vez aprobada esta esta nueva constitución empezaron las reformas, con el tiempo el pueblo marroquí se dio cuenta de que esta constitución no cumple lo que esperaban hace tiempo, pero al contrario atiende más a los intereses de los lobbys tanto internos como externos que dibujan el panorama político, económico… de Marruecos.

Esta nueva Constitución es una herramienta que se ha creado para evitar las influencias de la primavera árabe y apagar el fuego del pueblo marroquí  que puede quemar las fortunas que han acumulado estos  lobbys a lo largo del tiempo. Esta nueva Constitución no es más que un espejo que refleja la verdadera imagen de las fuerzas dominantes.  

Hay que tener en cuenta que el pueblo marroquí no quiere cambios orales, sino cambios prácticos que le faciliten un acceso a los servicios sanitarios, a la buena educación, a las ayudas económicas que superan 200 euros mensuales para cualquier familia marroquí  para poder mejorar su nivel de vida, a los buenos salarios, a los productos de calidad y precios adecuados… el pueblo marroquí no quiere más que sentir su dignidad marroquí. 

La presión que se está ejerciendo sobre el pueblo marroquí apretado no hace más que echar leña al fuego de este pueblo violado que querían apagar con esta nueva Constitución.

La nueva Constitución aflora las lógicas ambiciones del pueblo marroquí
Comentarios