Buscar

MUNDIARIO

Las tres noticias positivas de la semana (VII)

Dentro de las informaciones catastróficas que nos abruman cada siete días, el autor sigue con su intento de resaltar en su columna semanal noticias interesantes que le han llamado la atención, esta vez entre el 22 y el 28 de junio.

Las tres noticias positivas de la semana (VII)
Beatriz Corredor, José Manuel Rodríguez, Ángeles González-Sinde, Manuel Borja-Villel. / Museo Reina Sofía
Beatriz Corredor, José Manuel Rodríguez, Ángeles González-Sinde, Manuel Borja-Villel. / Museo Reina Sofía

Firma

Carsten Moser

Carsten Moser

El autor, CARSTEN MOSER, es vicepresidente de la Fundación Euroamérica y columnista de MUNDIARIO. Periodista y economista alemán, también es consejero de Claro Sol FS. Fue corresponsal del semanario 'Die Zeit' y dirigió la editorial de revistas G+J España. También fue secretario de la Fundación Bertelsmann y presidió la Cámara de Comercio Alemana para España. @mundiario

Empecemos con una buena noticia cultural: en el Museo Reina Sofía de Madrid han comenzado las obras para ampliar su espacio para exposiciones, recuperando para este fin el ala sur del Edificio Sabatini. Con la intención de mostrar allí las creaciones españolas y extranjeras más recientes. Desde 1992, estos 2.000 metros cuadrados se utilizaban como almacén y para trabajos de carpintería, publicaciones y reprografía. La remodelación tiene un presupuesto de 1,75 millones de euros, la apertura de las 21 nuevas salas se prevé para otoño de 2021.

Su director Manuel Borja-Villel explicaba a El País que en estos espacios abovedados se expondrán obras de los noventa en adelante, “con el consenso forzado del neoliberalismo, la globalización y su cuestionamiento. Habrá lugar para los movimientos altermundialistas, la crisis del 2008, el 15-M e incluso la pandemia. Se subrayará la importancia del ecofeminismo, la descolonización, el precariado y la búsqueda de nuevos vocabularios. Y todo ello, con la puesta en escena de los formatos artísticos más actuales, para los que estas salas son perfectas”.

Bienvenidos pues al vanguardismo artístico, a las piezas más actuales de la colección permanente como fiel reflejo de acontecimientos importantes en las últimas décadas. Al nuevo dúo al frente del Museo, Ángeles González-Sinde como presidenta y Beatriz Corredor como vicepresidenta. Al enriquecimiento del atractivo turístico de Madrid, que en el plano cultural puede medirse desde siempre con cualquier otra ciudad del mundo. Y al optimismo que en 2021 habremos superado el batacazo económico provocado por la pandemia y que cada uno de nosotros tendremos suficiente dinero en los bolsillos para gastar en ofertas culturales de primera como la del Reina Sofía.

Para que se cumplan estas últimas previsiones, vale la pena prestarles atención a Pablo Hernández Cos y Francesc de Carreras. El gobernador del Banco de España transmite credibilidad y confianza, cada vez que interviene públicamente, como el pasado martes en las Cortes. Este economista madrileño de 49 años repitió sus recomendaciones de siempre: entre ellas, mantener las ayudas públicas, porque una retirada prematura aumentaría el riesgo de que la recuperación sufra daños más duraderos;  ampliar las líneas de avales del ICO; flexibilizar la ley concursal; reducir la elevada dualidad en los mercados de trabajo; diseñar una estrategia de ajustes de las finanzas públicas, “ambiciosa, integral, evaluable y basada en consensos amplios” y pedir un pacto político que abarque varias legislaturas.

En este último punto coincide con el catedrático catalán Francesc de Carreras, que en su columna en El País reclamaba la necesidad imperiosa de que PSOE y PP se pongan a deliberar sobre el futuro de España: “No nos hagamos muchas ilusiones, de aquí a diciembre las cosas pueden ir mal, muy mal o pésimamente mal. Hay que evitar el escenario pésimo e intentar que la situación se estabilice entre lo malo y lo muy malo. Ahí tiene un papel clave el PP”. En encuestas recientes, una gran mayoría de españoles pide tanto al Gobierno como a la oposición acuerdos en los temas más apremiantes: la sanidad, la economía, la educación, el Estado de bienestar, los principios básicos de los próximos presupuestos, una postura común frente al plan de reconstrucción económica diseñado por Bruselas…

También se lo pide a los agentes sociales, en los últimos meses mucho más dispuestos a dialogar y pactar que los partidos políticos. Como el pasado jueves, cuando el Ejecutivo logró por fin el sí de patronal y sindicatos a una ampliación de los ERTE hasta el 30 de septiembre. Después de negociaciones conta reloj, este instrumento estrella puesto en marcha al inicio de la crisis para evitar la destrucción masiva de empleo y de la cual se han podido beneficiar hasta hoy casi 4 millones de trabajadores, seguirá pues vigente en apoyo a los sectores y empresas más afectados por la covid-19.  

Resumiendo, el acuerdo permite la extensión de las ayudas extraordinarias en forma de exoneraciones de cotizaciones y prestaciones para empresas en ERTE por fuerza mayor totalmente vigentes. Reduciendo paulatinamente los porcentajes, que hasta ahora eran de 100% para empresas con menos de 50 trabajadores y 75% para las demás.  En caso de que hubiese un rebrote del coronavirus, se plantea un nuevo tipo de ERTE por fuerza mayor que daría paso a rebajas en las cotizaciones del 80% y 60%, respectivamente. Se mantiene la doble escala de exenciones para las empresas que estén saliendo paulatinamente de los ERTE, con mayores rebajas para los que se vayan reincorporando antes a sus puestos de trabajo. Y se amplía la ayuda a los ERTE por causas objetivas provocadas por la pandemia, que pueden ser económicas, técnicas, organizativas o productivas. Eso sí, sigue en todos los casos la obligación de mantener el empleo por seis meses tras el ERTE. El Gobierno también guardaba una buena noticia para los autónomos: la extensión de las ayudas extraordinarias para paliar la caída de ingresos de este colectivo, como habían demandado sus asociaciones.

En el acto de cierre de la cumbre empresarial organizada por la CEOE, el rey Felipe VI resaltó la importancia del diálogo social entre patronal y sindicatos, como herramienta necesaria para la modernización de la economía española. Y la necesidad imperiosa de afrontar la crisis “con perspectiva europea y con visión de corto, de medio y también de largo plazo”.

Fue el ex presidente norteamericano Bill Clinton quien pronunció la frase. “¡Es la economía, estúpido!”. Añadiría: ¡Y la política! ¡Y la cultura! @mundiario