Buscar

MUNDIARIO

Las normas del PSOE, hasta que no se cambien en un congreso, hay que cumplirlas

El exministro y ex 'número dos' del PSOE, José Blanco, y que el domingo 23 de octubre presidió la mesa del Comité Federal, apuesta por la abstención y critica a los que se les ha ocurrido la "abstención parcial".

Las normas del PSOE, hasta que no se cambien en un congreso, hay que cumplirlas
José Blanco, eurodiputado del PSOE.
José Blanco, eurodiputado del PSOE.

Redacción

Análisis de @mundiario

Ocho "barones" socialistas han pedido que sólo se abstengan 11 diputados en la investidura de Mariano Rajoy después de que en el Comité Federal del pasado domingo se decidiese facilitar en los próximos días la investidura del líder popular, mediante la abstención de los socialistas y evitar así unas terceras elecciones generales en España. El resultado en este Comité Federal fue: sí a la abstención, 139, y no, 96. No votaron 2.

A la idea posterior de estos ocho barones de una abstención parcial, el exministro y ex 'número dos' del PSOE José Blanco ha reaccionado acusando a ‘los ocho’ de intentar "torcer por la puerta de atrás la voluntad mayoritaria del Comité Federal" y que después de haber defendido el 'no', "24 horas después saquen de la chistera una propuesta distinta".

El exdirigente, que este domingo presidió la mesa del Comité Federal, ha recordado a todos que las normas del partido, hasta que no se cambien en un congreso, hay que cumplirlas. También ha insistido en defender la abstención para permitir un Gobierno, aunque haya supuesto "desgarro" para el PSOE.

"Lo más fácil era ir a favor de la corriente, aunque la corriente supusiese llevar al PSOE a la irrelevancia", ha argumentado. Y ha respondido a los que invocan razones "éticas" que un partido "no es una religión" y que "la superioridad moral de la izquierda se demuestra ganando las elecciones".

Blanco ha remarcado que la decisión obliga a todo el mundo, "también desde el punto de vista ético y del compromiso", y que ser diputado "es voluntario". Con todo, no ha querido hablar de posibles sanciones hasta comprobar qué sucede el día de la votación y espera "que el sentido común prevalezca".