Tras el terrible caso de la familia intoxicada de Sevilla es hora de decidir

El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy.
El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

¿Puede tolerar España que su gente no tenga posibilidades de comer sin morir en el intento? Es hora de decidir, propone este articulista de MUNDIARIO, donde escribe de temas sociales.

Tras el terrible caso de la familia intoxicada de Sevilla es hora de decidir

El sábado una noticia nos sacudió a todos. Una familia de un pueblo de Sevilla sufrió una intoxicación —probablemente por ingerir pescado en mal estado— y como consecuencia han fallecido los padres y una de las hijas. El padre era un fontanero que perdió su empleo con el comienzo de la crisis y vivía, o malvivía, de la caridad y de recoger cartones o ropa que vendían para poder, sencillamente, subsistir. Se alimentaban de comida que estuviera a punto de  caducar y vivían de okupas en su propio piso que les había embargado el banco...

Aseguran que se llamó de madrugada a los servicios de urgencia y que éstos no valoraron su ingreso en un centro hospitalario. A primera hora de la mañana volvieron los servicios de urgencia al domicilio, aunque ya fue demasiado tarde. Una vez ocurrida la desgracia es fácil buscar culpables: Los servicios sociales, los médicos, los bancos, los recortes del gobierno... Lo triste es que posiblemente todas estas afirmaciones sean ciertas, pero ¿son los únicos culpables?

Es intolerable que ocurra un hecho así en los albores del año 2014. En cualquier lugar del mundo, y no solo en España. No se puede consentir bajo ningún concepto. Es escandaloso que mil millones de personas en el mundo pasen hambre y nosotros sigamos mirando hacia otro lado, como si no fuéramos responsables de estos sufrimientos. Lamento informarles, y sobre todo en estas fechas de enormes dispendios, que usted y yo, también somos culpables. Está en nuestras manos cambiar el destino de estas personas. Es hora de decidir.

Piensen. Sean buenos.

Tras el terrible caso de la familia intoxicada de Sevilla es hora de decidir
Comentarios