Atentados como los de Francia constituyen un tema delicado

niza
Heridos en el atentado de Niza.

"Es indefendible desde cualquier punto de vista lo sucedido en Niza: una auténtica salvajada, repito, una auténtica salvajada; pero hay que dejarse de cinismos y que nos hagan creer que hay buenos y malos", apunta este escritor.

Atentados como los de Francia constituyen un tema delicado

Es un tema delicado tratar sobre lo que está ocurriendo con los últimos atentados en Francia y en otras partes del mundo, y desde luego que es indefendible desde cualquier punto de vista lo sucedido en Niza: una auténtica salvajada, repito, una auténtica salvajada; pero hay que dejarse de cinismos y que nos hagan creer que hay buenos y malos.

Cuando a los países los destruyes para quitarles sus riquezas, bien sea el oro, el petróleo o los diamantes y los dejas en la más auténtica de las miserias, muriéndose la población de hambre ¿qué esperas si aún encima negocias con ellos para venderles todo tipo de armas? ¿es que no saben las instituciones mundiales, como la ONU, qué países son los que trafican con ellas para que lleguen a manos de los yihadistas?

Y bajo la disculpa de crearles una democracia, que no es lo que más les importa a las naciones desarrolladas, se aprovechan de ellos hasta que al final, y especialmente ahora, con la globalización e Internet, la gente estalla porque se da cuenta de la explotación a la que son sometidos. ¿La respuesta? Lo de Niza y lo que vendrá.

Es lo que tenemos: el auténtico cinismo de unos dirigentes podridos que manipulan a la sociedad a su antojo en beneficio de una minoría y que tienen medios suficientes y tecnología para evitar el hambre y las guerras, si no las provocan vendiendo armas, además, a unos descerebrados.

Pero la cruda realidad es que los intereses están por encima de todo, cuando la sociedad mundial lo único que quiere es vivir en paz y tener lo que tienen hasta los animales: una guarida y alimentos para su crías, en nuestro caso un techo y poder comer. Vivir, solo eso, vivir.

Atentados como los de Francia constituyen un tema delicado
Comentarios