Buscar

MUNDIARIO

Naciones Unidas crítica un “nacionalismo de la vacunación” contra la Covid-19

El secretario general António Guterres ha dicho que los países más desarrollados se garantizarían el antídoto con la enfermedad y los más pobres no tendrían posibilidad de acceder a la cura. 
Naciones Unidas crítica un “nacionalismo de la vacunación” contra la Covid-19
Antonio Guterres, secretario general de la ONU. / RRSS
Antonio Guterres, secretario general de la ONU. / RRSS

Las Naciones Unidas (ONU) ha reiterado sus críticas en medio del debate sobre la vacuna contra la Covid-19. El secretario general António Guterres ha criticado un presunto nacionalismo del antídoto que avanza “a gran velocidad”, dejando a los pobres de todo el mundo observando los preparativos para las inoculaciones contra la letal enfermedad. 

El diplomático reiteró su llamado a que las vacunas sean tratadas como “un bien público global”, disponibles para todos y en todo el planeta, especialmente en África. Pidió 4.200 millones de dólares en los dos próximos meses para el programa COVAX de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para comprar y entregar la vacuna contra el virus a los más pobres del mundo.

Guterres señaló que las 54 naciones africanas reportaron más de 2,2 millones de casos de coronavirus y más de 53.000 decesos por COVID-19.

“Existe una esperanza real de que las vacunas, combinadas con otras medidas de salud pública, ayudarán a superar la pandemia”, afirmó. Pero para esto hace falta que las vacunas estén disponibles para todos, y “la mayoría de los países africanos carecen del financiamiento para responder de forma adecuada a la crisis, debido en parte a la bajada de la demanda y los precios de los productos que exportan”, agregó.

Preguntado por los tiempos de vacunación en África, Guterres afirmó que “espero que podamos hacerlo antes del segundo trimestre, pero es cierto que lo que estamos viendo hoy es un gran esfuerzo de varios países para asegurar vacunas para sus propias poblaciones”. “Es verdad que estamos viendo un nacionalismo de la vacunación avanzando a gran velocidad”, apuntó el máximo responsable de la ONU.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo durante una reunión de alto nivel de la Asamblea General de la ONU sobre Covid-19 la semana pasada que “la luz al final del túnel es cada vez más brillante” para acabar con la pandemia, pero que las vacunas “deben compartirse de forma igualitaria como bienes públicos globales, no como activos privados que amplían las desigualdades y se conviertan en otra razón por la que alguna gente se queda atrás”.

Según Tedros, el programa ACT-Accelerator de la OMS para desarrollar y distribuir vacunas de forma rápida y equitativa, que incluye el COVAX, “corre el riesgo de convertirse en nada más que en un noble gesto” si no hay nuevos e importantes aportes económicos. El COVAX necesitará 23.900 millones para 2021, apuntó destacando que es menos de la mitad del 1% de los 11 billones de dólares.