Buscar

MUNDIARIO

El mundo cambia por pequeños detalles ajenos a la voluntad de la gente

Un balón golpea el poste. Dos milímetros hacen que vaya fuera o sea gol. Eso que cambia el resultado de un partido y mueve millones ocurre cada día en política.

El mundo cambia por pequeños detalles ajenos a la voluntad de la gente
Votantes.
Votantes.

Raúl Saavedra

Articulista e ingeniero industrial (+).

Todo es fruto del azar pero también de que se hayan creado las condicciones para que ocurra, así será gol cuando haya balón,  portería y partido entre otras cosas. Luego, y solo luego, entra en juego la suerte o la desdicha. .Este símil viene a cuento al reflexionar sobre lo diferente que sería España solo con que pequeñas circunstancias  hubiesen cambiado, por ejemplo si en lugar de haber salido elegido Pedro Sánchez en el Congreso Federal del PSOE lo hubiese sido Susana Díaz, algo que solo dependió de pequeños matices como que voten los compromisarios, los afiliados o todos los votantes al estilo de otros países.. Pensemos también en lo diferente que sería el panorama en Cataluña solo con otra ley electoral que refleje el sentir mayoritario de los catalanes, con un sistema proporcional sin privilegios..Ya no digamos si elegimos el Parlamento por un sistema proporcional como el Congreso o lo hacemos por un sistema mayoritario como el Senado ¿Alguien ve algún parecido en los resultados?,. Ninguno excepto que la voluntad del votante es la misma,  pero no las consecuencias de utilizar un sistema u otro.

Ahora estamos con las primarias del PP y de nuevo el resultado depende más de las normas que de la voluntad de sus afiliados. Si se nombrase presidente al candidato más votado, Soraya sería la electa, pero si hubiera segunda vuelta es más probable que saliese elegido Casado. ¿Cómo es posible que el mismo hecho, el voto, un mismo sentir y un mismo deseo pueda producir resultados tan dispares según las normas elegidas para el juego?. En todos los casos citados queda claro que las coaliciones postelectorales cuyo programa era desconocido, no han sido respaldadas por el pueblo supuestamente soberano, que solo serían su voluntad si se sometieran a una segunda vuelta. Por ejemplo, ahora ya sabemos que Cospedal apoya a Casado, por eso ahora si podria votar el afiliado entre Soraya y Casado.

El azar cambia tanto las  cosas que si ese numero que salió en la primitiva fuese otro quizás yo tendría 40 millones y otras preocupaciones o ninguna, pero volviendo a aquello de crear las condiciones, si no juego seguro que no me toca. ¿Cuantas veces hemos tenido un susto de esos de "para haberme matado"?, esa caída tonta donde el bordillo, o una esquina de algo nos rozó la cabeza pero donde, sin lugar a dudas, nosotros habíamos creado las circunstancias en la que eso era posible. Sin embargo en democracia representativa todo parece ocurrir al revés. Nosotros ponemos nuestros deseos en una papeletas que nombran los delegados que van a poner en práctica nuestros sueños y preferencias con unas reglas de juego refrendadas previamente en la Constitución pero la realidad es que las circunstancias las crean otros, precisamente aquellos que luchan por el poder y hacen leyes electorales que benefician sus deseos y no los nuestros,  que frenan la iniciativa popular, que nos impiden paralizar leyes injustas. Todo esto es posible conseguirlo porque en Suiza existe la democracia directa y funciona así, buscando que la soberanía no sea usurpada por un aparato creado a efecto de perpetuarse en el poder aquellos que ya lo tienen.

Ahora, con un gobierno no electo, nos encontramos con más cargos públicos que nunca hubo en la España democrática. Gobiernan los mismos que habían firmado con Ciudadanos acuerdos para disminuir ese coste drásticamente pero que sus nuevas alianzas y el pago de apoyos les ha llevado en dirección contraria y todos, incluso los mas fieles seguidores quieren teta. Habrá elecciones más pronto que tarde y mientras observaremos quienes luchan por ellos, por su partido, por controlar los medios, la información, ocupar cargos, subirse sueldos o proteger la corrupción, y observaremos quienes quieren que el pueblo ejerza la soberanía, que no teman al cambio, que no lleven ni un imputado en sus listas, y a esos votaremos. @mundiario