Moix escondió durante años una sociedad panameña a nombre de su familia

Manuel Moix, fiscal en jefe de Anticorrupción. / Twitter
Manuel Moix, fiscal en jefe de Anticorrupción. / Twitter

El fiscal anticorrupción y sus hermanos poseen una sociedad desde 1988 pese a que el funcionario asegura que no supo de su existencia sino hasta 2008.

Moix escondió durante años una sociedad panameña a nombre de su familia

Desde 2012 Manuel Moix es copropietario de una empresa con sede en Panamá, que es uno de los principales paraísos fiscales del mundo. El jefe de la Fiscalía Anticorrupción comparte esta propiedad con sus hermanos. De igual forma, esta empresa (Duchesse Financial Overseas) cuenta con un chalé que está valorado en 550.000 euros en Collado Villalba, municipio de Madrid, en donde vivían los padres del funcionario, de acuerdo a información publicada por Infolibre.

Dicho medio asegura que la familia Moix-Blázquez llevó a cabo una operación para esconder que habían adquirido esa residencia mediante su sociedad en el país canalero. El chalé fue adquirido en 1986 por Manuel Moix Martínez, padre del fiscal e inspector de Trabajo, para su sociedad de gananciales, explica eldiario.es. En junio del año siguiente, los esposos acordaron una hipoteca con Caja Madrid en retorno de un préstamo de 14 millones de pesetas y, en febrero de 1988, realizaron la operación de trasladar la propiedad de este chalé a la sociedad en Panamá.

El nacimiento de esta sociedad tiene como fecha el 4 de enero de 1988. Mes y medio después, la empresa adquiere este chalé en mención bajo la representación de Margarita Moix, hermana mayor del jefe de Anticorrupción. Esta persona fue investida con los poderes de la empresa el 25 de enero de 1988 ante el abogado Sergio Pérez Saavedra, de Panamá.

El matrimonio Moix Blázquez dio el control de la empresa panameña y de su propiedad en España a los cuatro hijos que tuvieron. "Es ético que los hijos hereden de los padres", explicó el más célebre de este clan a La Sexta. El padre del fiscal falleció en 2011, tres años después de haber enviudado. El inmueble cuenta con tres plantas, 6 dormitorios, 5 baños y dos salones. De igual forma, tiene una bodega y una piscina cubierta. El lugar está a la venta desde 2015.

De acuerdo al mismo medio, Moix dio su versión de los hechos a El Español, medio que le amenazó con publicar la noticia si se negaba a dar su testimonio. El testimonio asegura que la sociedad está declarada a Hacienda, que tras el fallecimiento de sus progenitores los hermanos han pagado los impuestos de rigor y que la disolución de la dichosa sociedad no se ha hecho debido a la situación económica de los herederos.

No obstante, hay un punto en el que el fiscal no coincide con la información de Infolibre: el jefe de Anticorrupción explica que ni él ni sus hermanos sabían de la existencia de esta sociedad hasta antes de 2008, cuando falleció su madre. No obstante, 20 años antes, en 1988, su hermanaa fue la representante de la compañía al momento de comprar el dichoso inmueble.

En la Fiscalía General del Estado se ha optado por hacer votos de silencio. Las autoridades indican que este es un "asunto personal" de Moix, por lo que depende de él explicar o no lo que ha sucedido.

Reacción de los fiscales progresistas

La Unión Progresista de Fiscales muestra su enorme preocupación por la imagen de la Fiscalía Anticorrupción y de la Carrera en general, si como parece, no va a tener ninguna consecuencia la noticia confirmada de que el Jefe de la Fiscalía Anticorrupción tiene participaciones en una empresa radicada en un paraíso fiscal y por lo tanto opaca para el control de la administración española. 

El comunicado de la Unión Progresista de Fiscales concluye lo siguiente: "Si hace unos meses alguien hubiera insinuado que la situación de la fiscalía, rodeada de escándalos y de 'tormentas perfectas' iba a ser la que contemplamos, nadie le hubiera creído. Pero no es así, esto es real y es el momento de tomar decisiones sin esperar que escampe durante el mes de agosto o el tiempo o el hartazgo de la opinión publica moderen el escándalo. Es momento de tomar decisiones de naturaleza personal, pues permanecer o porfiar en el error es nocivo, el daño que le está haciendo a la institución no puede pasar inadvertido para quien está en el imaginario  de todas las sospechas. Al frente de quien debe combatir cualquier tipo de corrupción no puede estar un  fiscal permanentemente cuestionado, siempre en el ojo del huracán y cuya conducta personal dista mucho de ser ejemplarizante. Es tiempo de mudanza, solo así se resarciría  minimamente el daño ya causado, se recobraría parte de la credibilidad y el prestigio de nuestra institución y podríamos empezar de nuevo el camino que nos corresponde, el del trabajo, la discreción, el servicio al ciudadano y la promoción de la justicia."

> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Política.

 

Moix escondió durante años una sociedad panameña a nombre de su familia
Comentarios