La moción de censura del PSOE al Gobierno, pendiente del PNV

Ilustración de Mariano Rajoy. / Raúl Arias
Ilustración de Mariano Rajoy. / Raúl Arias

Ciudadanos rechaza el camino de los socialistas y se inclina por presentar una moción alternativa instrumental. El camino más obvio parece ser el pacto del PSOE con Podemos y los nacionalistas.

La moción de censura del PSOE al Gobierno, pendiente del PNV

Ana Pastor, presidenta del Congreso, ha acordado con Pedro Sánchez celebrar el debate de moción a Mariano Rajoy el 31 de mayo y 1 de junio. Luego de reunirse con la Junta de Portavoces, la presidenta ha señalado que el jueves el pleno se iniciará a las 9.00 y terminará a las 21.00; mientras que el viernes empezará a la misma hora y culminará a las 14.30.

Al respecto de lo rápido que ha resultado la convocatoria del pleno, Pastor expresó que diferencia de lo ocurrido en 2017 con la moción presentada por Podemos, en esta ocasión no hay pendiente ningún trámite presupuestario y el Congreso ha liberado su agenda. Lo rapidez del proceso ha provocado que el PSOE tenga que negociar en tiempo récord con sus contactos y pactar con los grupos.

De igual forma, la moción presenta por el PSOE cumple el plazo de no ser votada antes de cinco días desde su registro, que ocurrirá el viernes. Por su parte, algunos de los dirigentes de Ciudadanos quieren presentar una moción alternativa instrumental, y para esto disponen hasta este miércoles a las 20.00, donde necesitarán las firmas de 35 diputados, apenas tres más de lo que tienen.

Solo tres días han transcurrido desde que el PSOE presentara la moción y la Mesa del Congreso decidió avanzar este lunes el trámite, calificando el procedimiento de correcto y procediendo a enviar el texto al presidente de Gobierno y a los portavoces del resto de los grupos parlamentarios.

Para que la moción tenga lugar, el PSOE tiene un camino complicado ya que necesitan la mayoría absoluta de la Cámara, es decir, 176 votos, algo difícil si tomamos en cuenta lo fragmentado que está el mapa parlamentario actualmente. La primera opción del partido de izquierda, que cuenta con 84 diputados, es sumar los votos de Podemos –con 67- y Ciudadanos –con 32-. La unión entre Podemos y el PSOE es probable, pero de parte de Ciudadanos es poco factible viendo su necesidad de llamar a unas nuevas elecciones y evitar que el partido de Sánchez se instale en el Gobierno.

La otra opción es la más comentada y polémica, porque requiere que el PSOE no solo se alíe con el partido de Iglesias, sino que forme un pacto con los partidos independentistas. En este caso, tendría que recurrir a los nueve diputados de Esquerra Republicana de Catalunya, los cinco del Partido Nacionalista Vasco –clave–, los dos de Bildu, los ocho del PDeCAT y los cuatro de Compromís. El  PNV es crucial y está dispuesto a pactar con la única condición de no llamar a unas nuevas elecciones. Pero los socialistas han sido claros asegurando que no negociarán condiciones con ningún partido.

Es interesante evaluar el hecho de que el secretario general del PSOE no pidió ningún permiso u opinión de ninguno de los presidentes autonómicos socialistas. Aunque todos parecen apoyar sin problemas la moción como la única salida del PP y sus múltiples escándalos por corrupción.

Por su parte, el presidente del Gobierno ha decidido despejar su agenda por completo, evitando asistir a la final de la Champions, tampoco acudirá al foro sobre autónomos, la reunión del Comité de Dirección del Partido Popular y no atenderá al líder de Podemos, Pablo Iglesias. Por ahora, el líder socialista tiene unos 155 votos si se cuentan a los diputados del PSOE, Podemos y a los cuatro de Compromís. Aún queda en juego el resto de los partidos independentistas, y el voto de Nueva Canarias. @mundiario

La moción de censura del PSOE al Gobierno, pendiente del PNV
Comentarios