El mitin de Pablo Casado en la convención del PP en Valencia

Convención del PP en Valencia.
Convención del PP en Valencia.

Han pasado unos días desde el cierre de la convención nacional del PP en la plaza de toros de la ciudad de Valencia, ya podemos analizar algunas cosas de las que allí se dijeron.

El mitin de Pablo Casado en la convención del PP en Valencia

Pablo Casado rompió con su anterior discurso de no tener nada que ver con el PP de la corrupción, no contar con el PP del pasado, ni con la sede de Génova.

Ahora no reniega de ello, busca su apoyo, quiso dejar bien claro que representa al PP de siempre, el de Aznar y  Rajoy, fuertemente unido, con varones moderados y también con los duros para rescatar a los españoles de la ruina. Casi un mitin duro que parecía en algunos momentos usar las propuestas de Vox.

Así criticó duramente a los nacionalismos, a los inmigrantes, al feminismo, defendió la hispanidad y en su discurso anunció la derogación de las leyes del PSOE, como la ley de memoria histórica, la de eutanasia, las leyes feministas, la ley Celaá, o la reforma de pensiones del PSOE.

Impuestos, Cataluña, País Vasco... 

Además anunció que bajará todos los impuestos, pondrá orden en Cataluña, nuevas leyes condenatorias como serán las de delito si se convocan referéndums, la de rebelión aun sin violencia o ley audiovisual para controlar medios de comunicación, recuperará las competencias de prisiones en Cataluña y País Vasco (faltando a la ley, concedida en el decreto de autonomía) y despolitizará el CNI o RTVE.

Se ha visto a un Pablo Casado con mucha fuerza, en un largo discurso de más de una hora que más parecía un mitin que un cierre de convención. No parece que con este discurso Casado pueda atraer a votantes de centro izquierda o del País Vasco, sobre todo si se ningunea o se deja de lado a centristas como Borja Semper presidente del PP en Guipúzcoa y portavoz del gobierno vasco o a Alfonso Alonso, ex ministro de sanidad y alcalde de Vitoria. Lo mismo sucede con Cataluña, pocos votantes puede atraer con ese duro discurso frentista similar al de doña Cayetana, que solo consiguió un escaño en Barcelona.

Pensar en unir en las elecciones todos los votos de la derecha (algo tendrá que quedar para Vox y el resto de Ciudadanos) es tarea muy complicada y tal vez no llegue para gobernar, por eso, escorarse a la derecha como ha hecho Pablo Casado en Valencia, puede dejar de conseguir los votos en el centro izquierda, esos que si necesitaría para gobernar, si además no quiere depender de Vox en el gobierno, lo que sería un problema con Europa.

Casado, sin careta

En un mitin de Ángela Merkel aparecieron unas banderas de Alemania, las mandó retirar antes de empezar, la bandera es de todos, no de un partido, en Valencia no se retiró ni las del burladero. Es curioso: no se puso, ni se escuchó el himno del PP... pero si el de España.

Casado no se ocultó, salió a cara limpia, sin careta, blandiendo un discurso no de centroderecha como se define: Pablo Casado se presentó como un líder de derechas más que de centro. Abandona así un discurso moderado que pedía alejarse de Vox, como el del presidente Feijóo o el mismo Mariano Rajoy. Un aspirante a presidente del Gobierno que tal vez habló y enseñó más de la cuenta sin motivo para ello. @mundiario

El mitin de Pablo Casado en la convención del PP en Valencia
Comentarios