Buscar

Mireia Boya (CUP), en libertad y sin medidas cautelares en su contra

Sostiene ante el juez que la DUI no tenía intenciones cosméticas. Ha acusado a los agentes de la Policía Nacional de salir de paisano a la caza de independentistas con motivo del referéndum del 1-O.

Mireia Boya (CUP), en libertad y sin medidas cautelares en su contra
Mireia Boya (CUP)./ @cupnacional (Twitter)
Mireia Boya (CUP)./ @cupnacional (Twitter)

Firma

Tatiana Ferrín

Tatiana Ferrín

Hispano-venezolana, tiene 10 años de experiencia en el periodismo en medios digitales. Ha trabajado en diarios de Venezuela y Miami (Florida, EE UU) y ahora escribe en MUNDIARIO, donde también coordina la edición AMÉRICA y el área de Política.

La exdiputada de la CUP, Mireia Boya, ha quedado en libertad este miércoles después de haber declarado ante el Tribunal Supremo durante menos de una hora y sin que las partes hayan reclamado medidas cautelares contra ella. En su declaración ante el tribunal, en la que sólo ha contestado a preguntas de su abogado y algunas formuladas por el juez, la dirigente ha sostenido que la declaración de independencia aprobada por el Parlament catalán no tenía meras declaraciones cosméticas, sino que tenía intenciones de ser efectivas.

De acuerdo a La Vanguardia, la dirigente ha acusado a los agentes de la Policía Nacional de salir de paisano a la caza de independentistas con motivo del referéndum del 1-O y ha negado que tuviera relación con el comité estratégico, si bien ha admitido que estuvo en reuniones en las que se debía definir la hoja de ruta soberanista por mandato de sus electores.

A la salida del tribunal, el abogado de Boya, Carles López, ha confirmado que Boya ha declarado que para la exdiputada de la CUP la DUI “no fue simbólica”, aunque posteriormente ha matizado que con motivo de la aplicación del artículo 155 y la no actuación del Govern, “no tuvo efectos, no fue eficaz”.

Por su parte, Boya ha explicado que lo que ha venido a hacer ante el Supremo, “a un proceso que no tiene sentido”, ha dicho, es “explicar lo que realmente ha pasado, “un proceso ratificado por las urnas”, que desembocó en un “referéndum que ganamos”, pero que “se vio truncado por un golpe de Estado en forma de 155”. Así, aunque ha habido otras elecciones “que hemos vuelto a ganar, seguimos igual, sin diálogo por parte del Estado”, ha reprochado.

Boya también ha lanzado un mensaje a los dirigentes que tienen que pasar por el Supremo la próxima semana, y entre los que hay dirigentes del PDeCat y de ERC como Neus Lloveras, Artur Mas, Marta Rovira, Marta Pascal y la cupera Anna Gabriel. “No hemos modificado ni un sola coma de nuestro proyecto político y las siguientes declaraciones deberían parecerse a las que he hecho yo aquí”, ha aleccionado, en el sentido de que “esto es un juicio político y tenemos que actuar defendiendo nuestros postulados”.

 

Tal como señala El Periódico, la interpretación que Boya dio este miércoles al juez del Tribunal Supremo (TS), Pablo Llarena, choca con lo que el exvicepresident Oriol Junqueras y la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, declararon ante el mismo magistrado en Madrid. Ambos sostuvieron que la DUI validada por la Cámara catalana el pasado 27 de octubre carecía de validez jurídica. Forcadell la describió como “declarativa y simbólica”, mientras Junqueras defendió que tenía un “valor  estrictamente político”. No solo lo aseveró ante el juez, sino que este mismo miércoles el exvicepresident volvió a ratificar esta interpretación y la incluyó en el recurso planteado ante el Tribunal Constitucional (TC) para salir de prisión, documento en el que argumenta que la DUI “no fue seguida de actos jurídicos que la materializasen”. @mundiario