Westminster, el corazón de la realeza donde dan el último adiós a Isabel II

El ataúd de la reina Isabel II. / RR.SS
El ataúd de la reina Isabel II. / RR.SS

El templo ha estado estrechamente relacionado con la reina, donde se casó y fue coronada, así como ha sido hogar de funerales de históricos monarcas y personajes ilustres.

Westminster, el corazón de la realeza donde dan el último adiós a Isabel II

No ha dejado de sonar el Big Ben, el legendario reloj que adorna la Torre Isabel en el Palacio de Westminster, un histórico edificio que alberga las cámaras del Parlamento inglés, ubicado en pleno corazón de Londres en el mismo municipio que alberga buena parte de las estructuras de Gobierno y monárquicas más importantes, como el Palacio de Buckingham o el 10 de Downing Street.

Es en este municipio londinense donde ha tenido lugar este lunes el último adiós a Isabel II. La reina más longeva, fallecida a los 96 años, ha tenido un funeral de Estado que ha girado en torno a la Abadía de Westminster, un majestuoso templo profundamente vinculado a la Casa Real británica donde se han sentado unos dos mil asistentes, entre miembros de la monarquía inglesa, representantes políticos del Reino Unido como sus ex primeros ministros y unos 500 líderes de todo el mundo.

Alrededor de cientos de miles de personas han estado volcando los alrededores de este templo, colapsando la ciudad capital que desde la muerte de Isabel II, el 8 de septiembre, ha estado intransitable. Tras 10 días de homenajes ininterrumpidos para una de las mayores líderes que ha tenido el Reino Unido, las exequias se han llevado a cabo con la solemnidad que ameritaba, la pomposidad que caracteriza a la Corona británica y de manera luctuosa, como se siente la población.

Este lugar está cargado de un fuerte simbolismo y mucha importancia para la Corona. Allí reposan los restos de decenas de reyes, el primero que ha sido sepultado ha sido Eduardo I, en 1066, así como se han celebrado coronaciones y funerales de Estado que han quedado para la historia del Reino Unido, que perduran en la actualidad y que han repercutido a nivel global como las exequias de Diana de Gales.

El templo real que trasciende la monarquía

El templo está especialmente relacionado con la vida de la reina. Allí Isabel II se casó con el príncipe Felipe y pocos años más tarde, a los 25 años y de manera televisada, tuvo su coronación tras la muerte de su padre Jorge VI, que también fue velado en este mismo monasterio en 1952. A pocos metros, a lo largo de los últimos cinco días, se instaló la capilla ardiente de la reina que estuvo abierta las 24 horas y recibió un estimado de visitantes de 750.000 personas.

Debido a la longevidad de la reina, para remontarse al último funeral de Estado que se ha celebrado en el lugar hay que viajar atrás en el tiempo, hasta 1965. En aquella oportunidad se llevaron a cabo las exequias del primer ministro Winston Churchill, el primer jefe de Gobierno que tuvo la reina y cuyo liderazgo durante la II Guerra Mundial permitió que se rompieran todas las reglas para hacerle un funeral de Estado, un acto religioso que es exclusivamente reservado para monarcas.

Pese a que el templo parece ser el corazón de la realeza británica, lo cierto es que no solamente miembros de la familia real han sido despedidos y sepultados allí, sino que los restos de ilustres personajes británicos descansan en paz en ese lugar. En el denominado “Rincón de los Poetas” están enterrados muchos de los principales literarios ingleses, así como también se ha dado sepultura a científicos, exploradores, artistas, políticos o militares.

Algunos de los eternos personajes como Charles Dickens, Isaac Newton, Charles Darwin o Stephen Hawking han sido enterrados en la Abadía, mientras que otros grandes solo tienen una placa conmemorativa pues sus restos descansan en otros lugares, como Diana de Gales, William Shakespeare, Michael Faraday u Oscar Wilde.

¿Cómo han sido los funerales de la realeza?

El funeral de Lady Di no gozó del mismo trato. No obstante, su sepelio fue igual de trascendental y dio la vuelta al mundo como lo está haciendo el de la monarca en estos momentos. En 1997 el funeral de la Princesa de Gales, en la Abadía de Westminster, tocó las fibras más profundas de la ciudadanía británica y contó con la asistencia de figuras importantes, líderes políticos locales y mundiales, la inédita presentación de Candle in the Wind de Elton John.

No obstante, el último funeral real en la Abadía fue el de la Reina Madre Isabel, la madre de Isabel II, celebrado en 2002. La longeva consorte y matriarca de los Windsor falleció a los 102 años, fue despedida usando el mismo modelo de Diana Spencer, que fue originalmente diseñado dos décadas antes para la madre de la reina, pero que fue empleado con Lady Di debido a lo imprevista de su muerte.

En cuanto al príncipe Felipe, el esposo de Isabel II que falleció en abril del año pasado, su funeral no fue en el mismo monasterio donde contrajo nupcias con la entonces inesperada princesa heredera en 1947. Él mismo lo decidió así al escoger el Castillo de Windsor para darle el último adiós, que se llevó a cabo en medio de las restricciones por la pandemia por coronavirus que obligó a reducir la lista de invitados de manera significativa, a unos 30 individuos separados entre sí. @mundiario

Westminster, el corazón de la realeza donde dan el último adiós a Isabel II
Comentarios