El miedo de tener un Hugo Chávez como presidente sobrevuela a Latinoamérica

Andrés Manuel López Obrador, candidato a la presidencia de México, y Hugo Chávez, expresidente de Venezuela. RR SS.
Andrés Manuel López Obrador, candidato a la presidencia de México, y Hugo Chávez, expresidente de Venezuela. / RR SS.

Primero ocurrió en Colombia con Gustavo Petro como candidato izquierdista a las elecciones y cuya campaña quedó a la deriva gracias a la larga sombra del expresidente venezolano. Sin embargo, Andrés Manuel López Obrador, a pesar de tener un perfil similar a Chávez, puede resultar electo presidente de México.

El miedo de tener un Hugo Chávez como presidente sobrevuela a Latinoamérica

Ya han pasado cinco años desde que el expresidente de Venezuela, Hugo Chávez, falleciera y dejara en su lugar a Nicolás Maduro, las consecuencias de estos actos son y serán motivo de estudio por muchos años, pero si hay algo que perdurará en la historia es la influencia que dejó el exmandatario venezolano no solo en Venezuela –ahora con una población polarizada- sino en toda Latinoámerica.

Como primer ejemplo tuvimos a las recientes elecciones de Colombia que dieron como vencedor a Iván Duque, quien llegó al poder en la segunda vuelta de unas elecciones muy reñidas donde su mayor rival fue Gustavo Petro, líder izquierdista constantemente comparado con Hugo Chávez. Cuando decimos que las elecciones fueron reñidas, hablamos de que Petro obtuvo 8.040.449 votos en la segunda vuelta, mientras que Duque logró imponerse con 10.398.689 de votos. El margen no es mucho, y los expertos hablan de las razones de por qué perdió el candidato izquierdista a pesar de contar con un gran apoyo, especialmente de los sectores menos pudientes de Colombia, gran mayoría del país.

Es imposible no hablar de cómo la crisis venezolana ha golpeado a su país vecino, donde han migrado gran parte de los venezolanos que buscan salir rápidamente de los problemas que les aqueja. Varios estudios han demostrado que los venezolanos asentados en Venezuela fueron cruciales para definir la victoria de Duque, ya que la gran mayoría intervenía en contra del izquierdista advirtiéndoles sobre las consecuencias de dejar que un candidato con el perfil similar al de Chávez se convirtiera en presidente.

Estas mismas percepciones están afectando al candidato electoral a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), pero a diferencia de Petro, el candidato mexicano tiene todo para ganar. Aunque sus críticos lo comparan con Chávez, lo cierto es que estos líderes populistas son algo diferentes ya que el expresidente venezolano fue un militar y desde sus comienzos renegó de la clase política asegurando que no creía en partidos políticos y que el poder sería de los militares, algo que logró.

Obrador ha estado en la carrera por la presidencia hasta tres veces. En las dos ocasiones anteriores, su campaña estuvo ensombrecida por la presencia del mandatario venezolano, pero en esta ocasión y a pesar de las propagandas en su contra, el candidato se ha impuesto como el vencedor en las presidenciales en México.

Campaña contra López Obrador. RR SS. (2)

Campaña contra López Obrador. / RR SS. 

A diferencia de Chávez, Obrador si tiene una carrera política notable, empezando desde Partido Revolucionario Institucional (PRI) y de allí no ha parado ejerciendo cargos en distintos partidos y funciones del Estado. Pero no solo esto, hablemos de las diferencias entre México y Venezuela, donde el segundo siempre ha vivido únicamente de la renta petrolera, mientras que México siempre ha tenido otros temas económicos con los que debe tratar.

Desde sus comienzos, la mente militar de Chávez vio como Venezuela tenía poder económico, su problema es que nunca pensó en seguir aumentando y diversificando las riquezas de su país, solo vio la necesidad de repartirla quitando a los ricos y cediendo a los pobres. Aunque ambas naciones comparten problemas parecidos como la pobreza, la corrupción o la violencia; lo cierto es que se distancian por muchas otras necesidades.

Campaña contra López Obrador. RR SS.Campaña contra López Obrador. / RR SS.

 

Cuando el Estado venezolano prácticamente depende de la renta petrolera, el Estado mexicano ha contado con una economía mucho más diversa y productiva. En México, la mayoría de las empresas no dependen del Estado, por lo que tienen libertades que en Venezuela han sido sofocadas, gracias a esto la economía mexicana se ha beneficiado ganando poder productivo, comercial o turístico. Desde allí sería complicado que AMLO tuviera una renta que respalde libremente sus miramientos políticos, más allá de los necesarios y requeridos como presidente, pero no hay que obviar que tiene semejanzas con el líder venezolano.

Si hay algo a lo que temer, es a los caudillos. Esos líderes que llegan convencidos de que son lo que el país necesita para superar todo los problemas que les preocupa, tienen voces encantadoras, son amigos de los más necesitados y saben cómo manejar a las masas a su favor. Así fue Chávez y así es Obrador, ambos convencidos de que pueden cambiar la historia.

Esto es lo que presenta AMLO como candidato, un cambio radical donde los sectores más pobres salgan de las sombras y tomen el poder. Al igual que Chávez, Obrador vende una transformación radical, pero olvida que la política no es así, y para poder gobernar debe pactar y dialogar no solo con sus opositores, también con los empresarios, con otros gobiernos y con el resto de las instituciones autónomas. Lo mejor para los mexicanos es que con sus ideas, AMLO no se concentre en el egocentrismo y decida gobernar por el bien de los mexicanos, aprendiendo de los errores de Venezuela. @mundiario

El miedo de tener un Hugo Chávez como presidente sobrevuela a Latinoamérica
Comentarios